Entretenimiento

Vivendi seleccionará a dos candidatos para la compra de sus activos en EE UU

El consejo de Vivendi se reúne hoy en París para dar un paso fundamental en el proceso de desmontaje de la empresa convertida en un gigante de los medios por su ex presidente Jean-Marie Messier. La Vivendi, presidida desde el verano pasado por Jean-René Fourtou, tiene que decidir qué dos ofertas considera por sus activos estadounidenses a los que les ha puesto un precio de 14.000 millones de dólares. Esta cifra ayudaría a rebajar la deuda a menos de 10.000 millones de euros. La empresa francesa ha estado al borde de la quiebra tras la carga impuesta por las compras de Messier por valor de 77.000 millones de dólares.

De momento, las candidaturas presentadas por General Electric (a través de su filial de televisión NBC) y la de Edgar Bronfman, cuya familia controla el 4,2% de Vivendi, se perfilan como favoritas para llegar a la última ronda de negociaciones. No obstante, algunos analistas creen que tras conocerse parte de la propuesta que este fin de semana se trasladó a París por parte de GE, ésta pueda ser la favorita. Los activos que pasarían de mano incluyen los estudios de cine Universal, varias cadenas de televisión por cable, una productora de televisión y los parques temáticos.

La oferta de GE, según informaba ayer The Wall Street Journal, propone una fusión entre NBC con la división de cine y televisión de Vivendi. Según los términos filtrados de este acuerdo, Vivendi tendría una participación de entre el 20% y el 25% y podría vender su participación en la empresa conjunta para hacer caja inmediatamente o conseguirlo gracias al compromiso de que GE comprará en el futuro su porcentaje.

De la propuesta de Bronfman se conocen menos detalles, pero se cree que podría incluir 5.500 millones de dólares en dinero y 2.500 millones en asunción de deuda y acciones de una nueva compañía resultante de la fusión de los activos de Vivendi con Cablevisión. Otras ofertas no conocidas en ningún extremo como la de Liberty Media y Viacom serán también consideradas antes de tomar una decisión. Hasta hace semanas otras dos empresas (MGM y Comcast) competían también, pero el precio puesto en abril las ha echado atrás.

Parte del dinero que recaude Vivendi con esta operación puede quedarse en Estados Unidos. Ayer la Hacienda de este país le reclamó 1.500 millones de dólares además de intereses por una operación de Seagram en 1995. Cinco años más tarde Vivendi adquirió Seagram.

Mientras, por lo que se refiere a activos europeos, la filial de Vivendi, Canal Plus, está a punto de vender sus actividades en Bélgica y Holanda, según informa Efe. Tras la llegada de Fourtou, estos activos fueron considerados como no estratégicos.