Presupuestos

El déficit de EEUU en 2004 alcanzará los 480.000 millones de dólares

El déficit para el período fiscal de 2004 alcanzará una cifra récord de 480.000 millones de dólares (443.079 millones de euros), y el gobierno del presidente George W. Bush probablemente tendrá dificultades para reducirlo, según ha indicado hoy la Oficina de Presupuesto del Congreso. Aunque se trata de una cifra sin precedentes, el dato es algo inferior al publicado ayer por el diario The Washington Post en el que Allen Sinai, presidente del grupo Decision Economics, apuntaba que calcula que este período fiscal arrojaría un déficit de 535.000 millones de dólares.

Por otro lado, el gobierno ha calculado que en el período fiscal en curso, que termina el 30 de septiembre, el déficit del presupuesto federal será de unos 400.000 millones de dólares, una cifra sin precedentes. La oficina bipartidista del Congreso mencionó como factores para el aumento del déficit en el año que se avecina la disminución de las recaudaciones por el plan de reducción de impuestos de Bush y el gran incremento en los gastos.

Déficit para rato

A lo largo de la próxima década, según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el gobierno federal acumulará un déficit por 1,39 billones de dólares. La Oficina de Presupuesto del Congreso llega a esta conclusión teniendo en cuenta que el gobierno de EEUU no renovará durante este periodo algunas reducciones de impuestos que Bush ha puesto en marcha y que, por ley, tienen ya fecha de terminación.

La reactivación de algunos impuestos o la creación de nuevos tributos son siempre medidas muy poco populares y, en todo caso, quedará para gobiernos sucesores del de Bush el problema de resolver los déficit. Si las reducciones de impuestos promovidas por Bush y aprobadas por el Congreso, donde los republicanos tienen mayoría en ambas cámaras, se tornaran permanentes, y si se aplica una propuesta para la cobertura de las recetas de medicamentos en el programa Medicaid, el déficit acumulado en los próximos 10 años será de 3,7 billones de dólares.

Cuando Bush llegó a la Casa Blanca en enero de 2001, el gobierno del presidente Bill Clinton había obtenido superávit durante cuatro años y el Tesoro tenía en sus arcas 537.000 millones de dólares. De hecho, el gran debate durante la campaña electoral de 2000 fue qué debía hacerse con los cuantiosos superávit que se proyectaban para la década siguiente.