Telefonía Móvil

El magnate mexicano Carlos Slim planta cara a Telefónica Móviles en Brasil

Los caminos de los dos gigantes latinoamericanos del celular, Telefónica Móviles y América Móvil, discurrieron durante años de forma paralela, pero por calles distintas, y con ello consiguieron casi eliminar el conflicto abierto en sus mercados principales. La mexicana, líder latinoamericana del móvil, operaba tranquila en su mayor mercado, el nacional. La española, mientras, centraba sus esfuerzos por desbancar a América Móvil del podio latinoamericano en Brasil, donde su principal competencia provenía de Telecom Italia. Pero las cosas han cambiado.

La española tiró la primera piedra a finales de 2001. Compró las operadoras de Motorola y así entró en México, el feudo de la compañía de Slim. El golpe definitivo, sin embargo, vino con la adquisición de Pegaso. Telefónica Móviles duplicó su número de clientes, se convirtió en la segunda operadora del país y logró el ansiado acceso a la capital, México DF.

El último movimiento de Móviles se ha producido este año. La operadora ha fusionado todas sus posesiones y ha lanzado una campaña masiva con una marca unificada. México es, sin duda y así lo reconocen los responsables de la compañía, la principal apuesta de Telefónica Móviles y las cifras lo corroboran. Este año invertirá allí 600 millones de euros, más que en España y casi la mitad de lo previsto para todo el mundo.

Planes de crecimiento

Pero Carlos Slim no se ha quedado parado y ha contraatacado a Telefónica donde más le duele, en Brasil. América Móvil contaba ya con presencia en el país carioca, pero el año pasado la redobló. Compró concesiones que le permitieron ampliar su presencia a cuatro Estados más y que le daban acceso a la joya de la corona, São Paulo, con 17 millones de habitantes y el mayor índice de riqueza de la nación. A esto ha unido los activos y clientes de otra adquisición, realizada hace menos de tres meses, y con todo ello prepara el lanzamiento de una marca unificada, Claro, con la que hará competencia al Vivo de Telefónica Móviles y su socia Portugal Telecom.

Pero si la campaña en todo Brasil será intensa, en São Paulo será masiva. América Móvil nacerá dentro de un mes como la más pequeña de los cuatro competidores locales y con el ánimo de dejar de serlo cuanto antes. Su objetivo es captar medio millón de clientes en tres meses, según han asegurado sus responsables, en declaraciones recogidas por las agencias Bloomberg y Reuters.

Lo cierto es que la supremacía de Telefónica Móviles en Brasil está lejos de verse atacada por el momento. La española y su aliada portuguesa cuentan con 17,5 millones de clientes en el país. América Móvil tiene 6,7 millones. Pero es que hasta ahora no tenía ninguno en São Paulo y allí es donde la alianza hispano-lusa concentra su fortaleza, con unos 7,5 millones de usuarios.

Desequilibrios

En cualquier caso, la competencia en Brasil está más equilibrada que en México. No es ni un tres a uno a favor de Móviles. En el país azteca, la compañía del hombre más rico de Latinoamérica gana por ocho a uno a la española. América Móvil tiene 21,3 millones de abonados; Telefónica Móviles, 2,54 millones.

La posibilidad de crecer está al alcance de ambas, tanto orgánicamente como con adquisiciones. La penetración de la telefonía móvil en Latinoamérica sigue siendo baja y existen muchas compañías en venta. Este es el caso de las posesiones de BellSouth en la zona, a las que la empresa estadounidense ha puesto el cartel de se vende. Por el momento, es Slim el que parece más dispuesto a aprovechar la oportunidad y ya ha dicho que va a iniciar conversaciones para la compra de una de estas filiales. Se trata de BCP, tiene 1,7 millones de clientes y, para incomodidad de Telefónica Móviles, todos ellos están en São Paulo.