'Telecos'

Alierta pone orden en la estructura de filiales del grupo Telefónica

César Alierta está decidido a poner orden en el complejo entramado empresarial que heredó de su antecesor, Juan Villalonga. Al margen de las más sonadas ventas o reestructuraciones de grandes filiales -como Antena 3, Vía Digital o Terra Lycos-, el trabajo está siendo muy intenso en las participadas menos rentables o que operan en negocios de menor visibilidad. El objetivo de Alierta es dar una estructura clara por actividades a la operadora y la consecuencia ha sido una cascada de segregaciones, traspasos y fusiones entre empresas del grupo.

Pero en el nuevo esquema no todas las compañías tienen cabida y las empresas que han quedado fuera del dibujo están siendo, directamente, disueltas o liquidadas.

El negocio más afectado por la remodelación es el de datos y capacidad, que ha vivido todos los ejemplos de reestructuración. Las filiales más afectadas han sido Telefónica Data y Emergia, que ahora forman parte de una misma unidad de gestión, dividida en tres divisiones de negocio diferentes.

El objetivo de la operadora es dar coherencia al grupo y obtener mayor potencial de los negocios

TELEFÓNICA 7,38 -0,18%

Telefónica Data mantiene su estructura, pero pierde contenidos, que se han traspasado a las dos otras divisiones: Telefónica Soluciones y Telefónica Internacional Wholesale Services (TIWS). Emergia, sin embargo, pierde su independencia. La dueña del cable submarino fue creada por Villalonga con el objetivo de cotizar por separado en Bolsa, pero bajo la dirección de Alierta y los nuevos vientos que soplan en el sector tecnológico no sólo no lo ha hecho, sino que ha sido absorbida por TIWS.

El último capítulo de esta reorganización se dio el pasado 25 de julio, cuando la sociedad aprobó en junta la integración de la filial española en su nueva matriz.

Los cambios en el negocio de datos no terminan ahí. Además de reorganizarse y de integrar compañías, la antigua filial ha visto cómo Telefónica ponía fin a la existencia de cuatro participadas, todas ellas dependientes de Katalyx, que han sido liquidadas.

El mismo destino han seguido otras cuatro filiales de Terra Lycos. En este proceso de saneamiento Terra Networks Uruguay, Terra Global Management, Bumeran Participaciones y Emplaza han dejado de tener sitio en Telefónica y se encuentran en proceso de disolución.

La situación en Telefónica Móviles es distinta. Ninguna de sus participadas ha sido liquidada o disuelta, pero sí vendida. La operadora vendió en junio el 100% de Telefónica Mobile Solutions, encargada de encontrar soluciones horizontales para todas las empresas del grupo celular, a TS Telefónica Sistemas. En este caso, la operación fue beneficiosa para ella; recibió 1,13 millones de euros por la filial, de los que 509.000 euros fueron plusvalías.

Y a cambio de vender una filial, Telefónica Móviles ha comprado el 100% de otra. Terra Mobile ha terminado siendo propiedad exclusiva de la compañía celular. Su objetivo fundacional, sin embargo, pasaba por repartir los beneficios que se derivaran de su existencia entre sus dos dueñas: Móviles y Terra. La evolución de los negocios cambió el escenario y Móviles compró primero un 30% adicional para hacerse finalmente con el 100%. El último paso se dio a finales de mayo, cuando Terra Mobile modificó sus estatutos y varió su objeto social para dedicarse a servicios de consultoría de ingeniería en entornos móviles.

Atento pliega velas internacionales

Atento, la filial que gestiona el negocio de call centers de Telefónica, ha sido, junto con Terra Lycos, una de las empresas con mayor proyección internacional de la operadora. La intención de Villalonga era, al igual que Emergia, sacarla a Bolsa, y para ello diseñó un ambicioso plan de expansión.

El crecimiento territorial de Atento tuvo su primer frenazo en seco a finales de 2001, cuando la compañía salió de Italia.

Más de un año después, Atento sigue adelgazando. Atento North America ha sido liquidado, mientras que se ha vendido el 70% de Atento Pasona, con lo que el grupo de comunicación pone fin a su presencia en Japón.

En busca del crecimiento orgánico y rentable

En mayor o menor medida, todas las filiales han sufrido su reconversión. Telefónica de España la ha sentido en el negocio del cable y Media ha quedado prácticamente desmontada, tanto por la venta de la empresa clave -Antena 3-, como por las desinversiones en negocios no rentables -Argentina- o la cesión de compañías de menor nivel -Famosos, Artistas, Músicos y Actores-.

Y es que la reestructuración de Telefónica se ha hecho con un doble objetivo: salir de los negocios no rentables, pero también dar más recorrido, al reorganizarlos, a los que lo son. A partir de ahí, Alierta apuesta por unos beneficios que procedan de la gestión interna, no de las adquisiciones.