Ocio

El parque Warner incumple la previsión de ingresos

De 'muy positivo' ha calificado la dirección de Parque Temático de Madrid, propietaria del parque Warner de San Martín de la Vega, el Ebitda alcanzado en el primer año de actividad. La sociedad ha logrado un resultado bruto de explotación de 15,6 millones de euros, con una facturación de 71,5 millones. Esta cifra de negocio, en cambio, se queda muy por debajo de las previsiones iniciales, según señalan fuentes del sector. Hace poco más de un año, cuando se inauguró el parque, se elaboró un plan de negocio que contemplaba una facturación cercana a los 90 millones de euros y la afluencia de unos 2,6 millones de visitantes.

Las previsiones no se han cumplido en ninguno de los dos casos, ya que el número de visitantes se ha quedado en el entorno de los 1,8 millones, un 30% inferior a lo estimado.

La facturación también se ha situado por debajo de lo previsto, aunque con un porcentaje inferior, el 20%. Esto significa que el gasto dentro del parque ha sido superior al cálculo que se había realizado anteriormente. Según informó ayer la compañía, los 71,5 millones de euros de ingresos proceden, a partes iguales, del precio de entrada y de los gastos que el visitante realiza dentro de sus instalaciones (restaurantes, tiendas y juegos).

La empresa, constituida con un elevado porcentaje de capital público, no quiso facilitar más datos sobre la cuenta de resultados, así como tampoco la cifra exacta de visitantes.

El parque Warner es propiedad de la Comunidad autónoma de Madrid (40%), Caja Madrid (20%), Fadesa (15%), El Corte Inglés (5%), NH Hoteles (5%), Six Flags (5%) y las constructoras Dragados, Ferrovial, ACS, FCC y Necso, cada una de las cuales posee el 2% del capital. La gestión está en manos de Six Flags, grupo estadounidense especializado en parques de ocio.

Información sobre la espera

De cara a su segunda temporada, Warner Bros. Park se ha centrado 'en incorporar novedades en cuanto a su funcionamiento y modo de operar', comenta la empresa. En este sentido, señala que 'se ha apostado por ofrecer más información al visitante (tiempo de espera en las colas), y se han ampliado los lugares con sombra'. Además, se han reorganizado los servicios de hostelería ofreciendo más mesas y líneas de servicio. Eran algunos de los aspectos que más habían criticado los visitantes, así como la prohibición de pasar comida o bebida (incluso agua) al parque, medidas estas últimas que se flexibilizaron a medida que avanzó la primera temporada.

La empresa cuenta con 1.480 proveedores, de los que 1.077 son españoles y 156, de municipios de la zona.