Crudo

La Agencia de la Energía pronostica más subidas del precio del petróleo

La cotización del barril de brent, el indicador europeo, llegó a superar ayer la barrera de los 30 dólares, un escenario impensable hace sólo cuatro meses, cuando los líderes estadounidenses dibujaban un panorama en el que el petróleo iraquí entraba a raudales en el mercado tras la debacle del régimen de Sadam Husein.

La incertidumbre que rodea al suministro de petróleo coincide con un contexto de creciente demanda, ante el fortalecimiento económico. De hecho, la AIE, que vela por los intereses energéticos de la OCDE, ha elevado un 10% su previsión de aumento del consumo mundial, que ahora sitúa en 1,1 millones de barriles diarios. El principal factor que explica esta revisión es la fortaleza de China, primer consumidor de Asia, que ha superado con éxito la crisis de la neumonía asiática.

El consumo medio será así de 78,4 millones de barriles, mientras que el suministro se situó en el segundo trimestre del año en 77,9 millones de barriles al día. La AIE resalta en su informe la insólita situación que atraviesa el mercado del petróleo. 'La política de la OPEP de subabastecer al mercado impide la recuperación de los inventarios y mantiene al mercado en situación de backwardation'. Esto ocurre cuando el precio que marcan los futuros es inferior al precio que se paga al contado. Así, las empresas no tienen incentivos para acumular inventarios, todo el petróleo que guarden será más barato en unas semanas. Normalmente, esta situación se da en el primer trimestre de cada año, el problema es que el mercado lleva en backwardation más de un año y medio y las consecuencias para la estabilidad son evidentes.

'La política de la OPEP es mantener ciertos niveles de precios y claramente lo está consiguiendo, pero al precio de mantener el mercado muy tenso', explica David Fyfe, de la AIE. De hecho, el precio de la cesta de siete crudos de la OPEP lleva seis jornadas consecutivas por encima del límite máximo de estabilidad, fijado por la propia organización en 28 dólares.

La situación persistirá a corto plazo. 'Nuestras expectativas son que habrá una creciente demanda de petróleo procedente del cartel en la segunda mitad del año', señala Fyfe. 'Sin embargo, hay un riesgo potencial muy fuerte de ver un exceso de oferta en 2004, conforme el suministro de Irak se normalice. Eso es algo con lo que está contando la OPEP', advierte el experto.

Se acercan los meses de consumo más fuerte. La AIE prevé una demanda de 77,8 millones de barriles diarios para el tercer trimestre, 900.000 barriles más que el año pasado y de 80,1 millones de barriles diarios en el periodo siguiente, unos 600.000 barriles diarios más que en el último trimestre de 2002.

El liderazgo de China

China vuelve a ser un factor determinante en la reactivación de la demanda mundial. La AIE constata 'la rápida recuperación del impacto provocado por la epidemia de la neumonía asiática'.

La demanda china de petróleo creció un 5% en junio, comparada con el mismo mes del año pasado, después de haber experimentado en mayo una contracción ligeramente inferior al 1%. Para el conjunto del año, la agencia estima que la demanda de China será de 5,19 millones de barriles al día, un crecimiento del 4,8%. Se trata del ritmo más alto en el mundo y supera en más de cuatro veces el crecimiento que la AIE prevé para Norteamérica y Europa.

La recuperación de la demanda china no se está produciendo de forma homogénea. Por ejemplo, el consumo para combustible de aviación permanece por debajo de los niveles de hace un año.

Pekín informó ayer de que la producción industrial china creció en julio un 16,5% en tasa interanual, un dato que ilustra la fortaleza del gigante asiático. En 1988, el consumo de petróleo de Japón era más del doble que el de China, 15 años después los dos países están a la par.