Pretroleras

Las reservas de petróleo de Cepsa valen ya 2.600 millones

ACepsa, la petrolera participada en un 44% de su capital por la francesa Total, le corresponde en torno al 40% del yacimiento Ourhoud, ubicado en Argelia, que tiene unas reservas probadas de mil millones de barriles de petróleo. No obstante, de ese campo de extracción, en cumplimiento de la ley argelina, el porcentaje de producción para Cepsa o para cualquier otro productor extranjero se reduce, ya que debe dejar una cuota a la empresa estatal Sonatrach.

Según analistas consultados, el valor de esos activos se mide por la cotización del crudo, pero utilizando un criterio muy conservador que reduce ese precio a menos de la mitad. Y ahora, como por el crudo se paga en torno a los 28 dólares por barril, para calcular el valor de las reservas se le da al barril un valor entre 10 y 12 dólares. En esta línea, los expertos tienen en cuenta, además, el coste de extracción, que varía según las áreas geográficas, con el fin de reducirlo del valor de las reservas.

Cepsa trabaja en el yacimiento de RKF desde el año 1996. En la actualidad su capacidad de producción en este campo se encuentra en el umbral de los 20.000 barriles al día, con unas reservas que inicialmente están valoradas en 100 millones de barriles diarios, aunque los sondeos muestran que esa cantidad está infravalorada.

Las inversiones realizadas por la compañía durante el pasado año ascendieron a 1,6 millones de euros para la optimización de las instalaciones.

Papel en Argelia

Pero el gran salto en la actividad de exploración y producción de hidrocarburos para el grupo que preside Carlos Pérez de Bricio ha venido de la mano del yacimiento argelino de Ourhoud. Este campo, con los mil millones de reservas citados, se gestiona desde dos centros: uno situado en la localidad de Hassi Messaoud y otro en Ourhoud, donde se encuentran las instalaciones centrales de procesado de crudo.

Pese a que las reservas oficiales de este yacimiento se ciñen a los citados 1.000 millones, algunos analistas las calculan en una cantidad superior, aunque su explotación dependerá de los compromisos de Argelia con la OPEP.

Con todo, la evolución de la producción de la compañía en Argelia se ha disparado, al pasar de 1,5 millones de barriles en el primer semestre del año pasado, hasta los 8,7 millones que se alcanzaron en los primeros seis meses de 2003.

La empresa española se ha beneficiado, como el conjunto del sector petrolero, de la apreciación del crudo tras la guerra de Irak, aunque, en muchos casos, se han visto afectados por la fuerte depreciación del dólar. Sin embargo, los márgenes del refino en las empresas europeas se han incrementado sustancialmente.

Un cambio radical en los resultados

La entrada de Cepsa en el yacimiento Ourhoud convirtió a esta compañía en una verdadera petrolera, ya que hasta entonces se había limitado a ser una refinera, eso sí, con una significativa presencia en la distribución y venta de productos petrolíferos, así como en el negocio petroquímico.

Y este cambio de papel se está reflejando en sus resultados económicos, que ya están directamente relacionados al alza con la subida de la cotización del petróleo en los mercados internacionales.

Estas circunstancias se han quedado plasmadas claramente en los resultados del primer semestre de este ejercicio, en el que Cepsa registró una subida del beneficio neto del 56%, hasta 343 millones de euros.

En esas ganancias, el factor más importante fue la evolución del área de exploración y producción, que registró un fuerte aumento de los ingresos, un 72%, tras mantener una producción diaria de 190.000 barriles de petróleo. En el conjunto de Argelia, las ventas alcanzaron los 8,7 millones de barriles en los seis primeros meses de este ejercicio.

Además, el yacimiento argelino de Ourhoud tiene mayor capacidad, pero el que se incremente su explotación depende de los acuerdos firmados con la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP).

Por otra parte, la compañía española ha participado en la adjudicación, con un consorcio liderado por Total, de un campo para la producción de gas en Timimoun, también en territorio argelino.