EDITORIAL

Lula gana

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, acaba de apuntarse un triunfo al conseguir que el Congreso apoye su propuesta de reforma del sistema de pensiones, algo que su antecesor, Fernando Henrique Cardoso, no pudo lograr. La propuesta de Lula, más ambiciosa, tiene como objetivo poner freno al lastre que supone el gasto en pensiones, que equivale a un 5% del PIB. Para ello establece un techo a las pensiones más altas, introduce un impuesto nuevo y aumenta la edad mínima de jubilación. Los inversores han visto con buenos ojos la reducción del gasto en un país cuya deuda pública alcanza el 55% de su PIB, lo que se ha reflejado en una recuperación de la Bolsa y una apreciación del real. El coste para Lula será político, por la influencia que tiene el colectivo afectado, cuya protesta podría derivar en una situación más grave. Sin embargo, la mayoría de la población celebra que se recorten los beneficios de un sector que, hasta ahora, era privilegiado. Sobre todo por el agravio comparativo en un país que intenta salir de la pobreza.