EE.UU

La productividad de EE UU se dispara y apunta una reactivación económica

Los estadounidenses recibieron ayer algo a lo que no están muy acostumbrados últimamente: un buen dato de su economía.

En el segundo trimestre del año la productividad registró un fuerte e inesperado crecimiento del 5,7%, el mayor registrado en un año.

Esta subida es muy superior al avance del 2,1% registrado por la productividad en el primer trimestre del año e incluso mayor que el crecimiento del 4% que pronosticaban los analistas para el periodo comprendido entre abril y junio.

El Departamento de Trabajo estadounidense informó también ayer que la producción, esto es el volumen de bienes y servicios producidos, se incrementó a un ritmo anual del 3,4%, frente a un aumento del 1,4% del trimestre anterior.

Esta mejoría ya se observó en el dato de crecimiento del PIB en el segundo trimestre, cuando avanzó un 2,4%, frente al incremento del 1,4% entre enero y marzo.

Pese a estos fuertes avances de la productividad y los bienes producidos, entre abril y junio la economía de Estados Unidos perdió 170.000 puestos de trabajo.

Ante este hecho, se fortalece la percepción de que la economía estadounidense habría entrado en un periodo de reactivación basado en un modelo productivo que da prioridad a la inversión en tecnología informática y en equipos, lo que les permite recuperar la actividad sin que se reduzca el desempleo.

Si bien ayer también se conoció un dato optimista en materia de desempleo. La semana pasada, el número de solicitudes de subsidio de desempleo disminuyó en 3.000, situándose en 390.000, el nivel más bajo en seis meses.

Por tercera semana consecutiva, el número de demandantes de este subsidio se mantuvo por debajo de los 400.000, la cifra que la mayoría de los economistas consideran como el umbral que define un mercado laboral débil.

En cuanto a los costes salariales, que son empleados como un buen barómetro de la inflación, éstos se redujeron un 2,1% en el segundo trimestre, tras retroceder un 2% en el primero.

Las horas trabajadas también disminuyeron un 2,2%, tras caer entre enero y marzo un 0,7%.

Las ventas mayoristas también mejoran

Las ventas mayoristas en EE UU subieron un saludable 1,5% en junio, su mayor aumento desde la primavera de 2002, según informó ayer el Departamento de Comercio.

El departamento detalló que, ajustados los factores estacionales, las compras al por mayor registraron un total de 237.520 millones de dólares (209.250 millones de euros), gracias a las ventas de productos derivados del petróleo, que crecieron un 7,3%; de equipos eléctricos, que subieron un 2,9%, y de automóviles, que aumentaron un 2,2%.

El aumento de junio contrasta con los datos revisados de mayo, cuando el indicador cayó un 0,2%. Pero el aumento en las ventas se tradujo en una mejoría de los inventarios. De hecho, las existencias de artículos en las empresas de ventas mayoristas permanecieron sin cambios en junio, tras una caída revisada de 0,4% en mayo.

Otra señal que invita a moderar el optimismo es la del ratio inventarios/ventas, que mide el tiempo que las existencias tardan en llegar a los estantes, permaneció prácticamente invariable situándose en 1,22 meses, frente a los 1,23 meses de mayo.