Monopolio

Microsoft podría comercializar dos versiones de Windows distintas para la UE y EE UU

El gigante informático Microsoft se enfrenta en Europa a unas sanciones mucho más severas a las que le impuso el Gobierno norteamericano para zanjar el proceso anti monopolio en EE UU. Tanto es así que, si llegan finalmente a imponerse, el mayor fabricante de software del mundo se verá sometido a una grave disyuntiva: o bien modifica Windows para cumplir las exigencias de la UE, o bien comercializa dos versiones distintas de su sistema operativo: la actual y otra nueva que no incluiría el reproductor Media Player y que estaría destinada al mercado comunitario. Hasta ahora, Microsoft sólo elabora una única versión de sus programas.

La inclusión en Windows del software para reproducir audio y vídeo es uno de los argumentos fundamentales de la investigación de las Comisión Europea e incide sobre un aspecto que Microsoft considera estratégico. De hecho, la compañía ya señaló durante la tramitación del proceso en EE UU, que ¢fragmentar¢ o ¢deconstruir¢ Windows eliminando programas como Media Player podría ser desastroso para ellos. Finlamente, el acuerdo al que se llegó el año pasado con el Gobierno estadounidense le permitió mantener intacto su sistema operativo, algo a lo que la Comisión no parece dispuesta.

Además, el Ejecutivo comunitario quiere obligar a Microsoft a que haga público el código de su software para la gestión de servidores, mientras que la Administración Bush sólo le impuso que diera acceso a la información necesaria bajo términos ¢razonables¢. Esta exigencia, además, tampoco se está cumpliendo a tenor de un reciente escrito del Departamento de Justicia en el que se acusaba a la compañía de cobrar un precio abusivo.

Satisfacción de los rivales

Quienes han recibido con alborozo la advertencia de la UE son los competidores más directos de la compañía fundada por Bill Gates, que esperan que Bruselas imponga las sanciones que el Gobierno estadounidense evitó. ¢La Comisión tiene ahora la oportunidad de adoptar soluciones que acaben con el monopolio que Microsoft mantiene sobre los consumidores, los fabricantes de ordenadores personales y los desarrolladores de software¢, afirma el máximo responsable de la Asociación de la Industria Informática y de la Comunicación de Estados Unidos (CCIA), Ed Black, que forma parte del proceso.

Sun Microsystems, la empresa que planteó la denuncia originaria ante las autoridades de competencia, ha indicado que está ¢satisfecha¢ con el escrito de la Comisión en el que se reflejan sus acusaciones de prácticas monopolísticas y contrarias a la competencia. Para Real Networks, que produce el principal rival de Media Player, la propuesta de sanciones refleja que Bruselas ¢apoya la innovación y la libre elección del consumidor¢.