Resultados

Los extraordinarios salvan el beneficio de Sol Meliá en el primer semestre

Sol Meliá cerró el semestre con un beneficio neto de 10,3 millones de euros, un 27,8% más que en el mismo periodo del año anterior. Este resultado obedece, sobre todo, a los extraordinarios, valorados en 5,6 millones de euros, que la cadena ha liberado y que proceden de unas reservas destinadas a cubrir gastos en la absorción de la cadena Tryp.

Sin esos fondos, el resultado ordinario del grupo alcanzó sólo siete millones de beneficio hasta junio, lo que se traduce en un descenso del 33,5% con respecto al mismo periodo del año anterior. También cayó el beneficio de explotación, antes de intereses, amortizaciones, impuestos y alquileres (Ebitdar) que sumó 120,1 millones de euros, un 11,5% menos, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) disminuyó un 13,5%, hasta los 90,7 millones de euros. Las ventas también bajaron, un 4,3%, y se situaron en 457 millones de euros. Estos datos hicieron perder ayer al valor de la acción en Bolsa un 2,55%, hasta 5,73 euros.

La compañía, explica, no obstante, que 'los resultados económicos obtenidos reflejan una fuerte recuperación del mercado, principalmente en los meses de mayo y junio'.

En el segundo trimestre se produjo un cambio de tendencia, sobre todo, en la división vacacional después de vivir un periodo de crisis por la guerra de Irak y la crisis económica de algunos países emisores.

El ingreso medio por habitación de todos los hoteles afiliados al grupo sufrieron un descenso de un 2,1% hasta junio, a diferencia de la caída del 4,6% que contabilizó en el primer trimestre.

Los establecimientos de sol y playa registraron un incremento del 10,9% en los ingresos medios por habitación en el segundo trimestre, mientras que en el primero habían sufrido una caída del 2,7%. El conflicto en Irak provocó que las convenciones y congresos se retrasaran hasta mayo en los establecimientos de ciudad, si bien no se apreció una recuperación generalizada de la demanda.

Finalmente, los hoteles de América se recuperan debido, entre otras circunstancias, a la depreciación del dólar frente al euro.