EDITORIAL

Bruselas avisa a Microsoft

La Comisión Europea lanzó ayer una seria advertencia a Microsoft. El Ejecutivo comunitario aseguró disponer de pruebas de que el gigante estadounidense 'sigue llevando a cabo prácticas abusivas' al beneficiarse de su 'aplastante posición' para extender su dominio en el mercado de servidores de gama baja y programas de reproducción de audio y vídeo. Bruselas concede a la empresa una 'última oportunidad' para formular observaciones.

El equipo de Mario Monti no ha descubierto la pólvora. El caso estuvo cerrado en Europa hasta que se resolvió el contencioso desarrollado, por motivos parecidos, en EE UU. Allí finalizó con un pacto que produjo más satisfacción a la compañía que a los teóricos afectados por las prácticas contra la competencia.

En su pliego de cargos, tercero desde que abrió la investigación hace ahora tres años, Bruselas apunta por primera vez algunas soluciones para cerrar el caso. Pide a Microsoft -que en teoría puede ser multada hasta con el 10% de su facturación- que revele más información sobre su sistema operativo Windows y cambie la forma en que vende su software para música y vídeo. Nada que suene a nuevo. Aunque Microsoft asegura que 'se toma muy en serio' la advertencia, es probable que Monti no vaya mucho más lejos que EE UU. Y más tras los varapalos a algunas decisiones de su servicio, anuladas por el Tribunal de Justicia de la UE.

Lo importante es que la decisión final, sin perjudicar injustamente a la multinacional, favorezca la competencia, ayude al desarrollo e innovación en las otras empresas y, sobre todo, beneficie a los consumidores.