Korea

Crisis en Hyundai por el suicidio de un hijo del fundador

Chung Mong-Hun, el consejero delegado de Hyundai Asan, se arrojó en la madrugada de ayer desde la planta 12 del edificio Hyundai, en el centro de Seúl (Corea del Sur).

En varias notas encontradas por la policía, Chung, de 54 años, pedía que le perdonasen 'por la estupidez que iba a cometer', aunque no explicó sus causas. æpermil;stas parecen apuntar a la investigación que se venía siguiendo contra él por el pago de 500 millones de dólares a Corea del Norte antes de la histórica cumbre que unió por primera vez en 50 años a los presidentes de las dos Coreas, en 2000. Entonces, cualquier transacción financiera con el vecino del Norte estaba perseguida. Hyundai Asan, que no cotiza en Bolsa, es la empresa que encabeza los proyectos comerciales surcoreanos en Corea del Norte.

Hyundai, fundada por Chung Ju-Yung en los años sesenta, ha sido la principal protagonista del desarrollo de Corea del Norte, con divisiones en automoción, finanzas, construcción o electrónica. Con la crisis asiática de 1997, entró en un endeudamiento que sólo podía ser superado con el desmembramiento del chaebol (conglomerado industrial). En marzo de 2000, Chung Mong-Hun recibió de su padre el encargo de pilotar esa etapa. Sin embargo, en junio de 2000 siguió los designios de su padre, que también dimitió, y renunció a la presidencia del chaebol para hacerse cargo del área de turismo y de las relaciones con Corea del Norte.

Ese mismo mes se produjo la reunión en Pyongyang, capital de Corea del Norte, entre su presidente, Kim Jong-II, y el ex mandatario del Sur, Kim Dae-Jung. æpermil;ste obtuvo el premio Nobel de la Paz merced a su 'política del sol', tendente a lograr la reconciliación con su vecino del norte. æscaron;ltimamente, esos avances comerciales se han visto obstaculizados por la crisis desatada con el programa nuclear norcoreano.

La investigación sobre Chung se refería al pago de 500 millones de dólares realizado por Hyundai a Corea del Norte. La firma ha alegado que pagó por la concesión de un monopolio turístico y otras actividades semejantes, aunque los investigadores estiman que 100 millones estaban directamente relacionados con la cumbre de Pyongyang.

Los inversores han acogido negativamente la muerte de Chung, que abre una situación de inestabilidad en el grupo. Las empresas se resintieron ayer de la noticia, al perder en la Bolsa de Seúl entre un 4% y un 9%.