Ahorro nulo

El Banco de España alerta a las familias de las consecuencias de su endeudamiento

El Banco de España ha advertido que el alto endeudamiento que soportan las familias, que en el primer trimestre alcanzó el 84% de su renta bruta disponible (RBD), ha aumentado su "vulnerabilidad a perturbaciones adversas". Así lo ha advertido la entidad emisora en un artículo, en su último boletín económico sobre la "evolución financiera" de los distintos sectores de la economía española.

La observación se produce tras constatar que el ahorro financiero neto de los hogares "fue prácticamente nulo y se mantuvo en un nivel reducido", el 1,3 % del PIB, y que la parte de ahorro no destinada al servicio de la deuda creció moderadamente, hasta el 1,7% de la renta bruta disponible (RBD). Además, el crédito recibido por las familias creció a "un ritmo elevado" durante el primer trimestre, pese a que su avance interanual "se redujo ligeramente hasta el 14,4%" por el endurecimiento en las condiciones de concesión de créditos a los hogares y por los menores costes de financiación.

De los datos provisionales sobre la evolución de la financiación a los hogares en el segundo trimestre, el Banco de España destaca que "no confirman la ralentización" observada entre enero y marzo, con lo que la tasa interanual superaría el 15%, aunque continúa desacelerándose el crédito a vivienda y sube el destinado a financiar el gasto corriente. A finales de 2002, la deuda financiera contraída por los hogares españoles aumentó un 14%, hasta alcanzar el máximo histórico de 448.282 millones, el 64,6% del PIB. Sin embargo, señala que, "en conjunto, la posición patrimonial de las familias experimentó una mejoría en el primer trimestre", dado que la carga financiera asociada al nivel de endeudamiento familiar "se mantuvo en niveles moderados debido al comportamiento favorable de los tipos".

Aumenta la riqueza

Al mismo tiempo, la riqueza neta de los hogares mantuvo un incremento, pese al mayor endeudamiento contraído, "como consecuencia, fundamentalmente" de la revalorización de la vivienda", cuyo precio creció en el primer trimestre del año un 17% respecto del mismo periodo del ejercicio anterior. Sobre la vivienda, el Banco de España insiste en que su precio "evidencia una cierta sobrevaloración, de magnitud similar a la observada en el anterior ciclo alcista de principios de los 90". En su opinión, ésta "puede ser absorbida de manera gradual y ordenada mediante una reconducción progresiva de los precios, hasta valores más próximos a los coherentes con sus determinantes fundamentales". El Banco de España advierte de que "cuanto más se retrase la desaceleración esperada del valor de los activos inmobiliarios, mayor será la probabilidad de que se produzca un ajuste más brusco".

En cuanto a otros aspectos financieros de las familias, la adquisición de activos financieros alcanzó el 9,1 % del PIB, 0,2 puntos menos que al acabar 2002, y las compras se dirigieron hacia "instrumentos de menor riesgo". Así, las suscripciones netas en fondos de inversión alcanzaron el 1,1% del PIB, de las cuales, el 0,8% fue a parar a los Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario (FIAMM) y el resto a los Fondos de Inversión Mobiliaria (FIM).