Actividad

Los bajos tipos de interés elevan el crecimiento al 2,2%

La economía española creció un 2,2% en tasa interanual en el segundo trimestre del año, según el Banco de España, lo que supone una suave aceleración del ritmo de crecimiento, tras haber avanzado un 2,1% durante los dos trimestres anteriores. Con este avance, la nueva previsión del Gobierno para todo el año (2,3%, frente al 3% inicial), gana credibilidad.

El crecimiento entre abril y junio ha estado sustentado básicamente por la demanda nacional, que creció a una tasa interanual del 3,2%, aunque se notó igualmente una aceleración de las exportaciones nada despreciable, pese a que la aportación agregada del sector exterior mantuvo una tasa negativa muy abultada por el avance de las compras.

La demanda interna se aceleró por el consumo de los hogares, el de las Administraciones públicas y por el repunte de la inversión en equipo y el mantenimiento de sólidos avances en la de construcción. El consumo familiar estuvo amparado en 'el crecimiento de las rentas de los hogares, las holgadas condiciones monetarias (bajos tipos de interés) y financieras en que se desenvuelve la economía española y más recientemente el aumento de la riqueza neta, al unirse la recuperación de los mercados bursátiles al crecimiento del precio de las viviendas', asegura el informe del banco.

El sector exterior incrementó su aportación negativa al avance del PIB y superó las nueve décimas

La renta de los hogares ha estado impulsada en los primeros meses del año por las rebajas de los tipos del impuesto sobre la renta y por la aplicación de las cláusulas de revisión salarial en los convenios, así como la intensidad en la creación de empleo, que 'proporciona una base sólida y permanente al sostenimiento' de la renta familiar. Así, la financiación recibida por los hogares sigue creciendo a tasas superiores al 15%.

Por lo que se refiere a la inversión, se detecta una recuperación en bienes de equipo de las empresas, ya que su crecimiento interanual en el segundo trimestre ha alcanzado ya valores del 2,5%. El indicador de disponibilidades de bienes de equipo muestra, además, tasas ascendentes, al igual que las opiniones de los productores de bienes de equipo expresadas en sus expectativas de pedidos. No obstante, el Banco de España advierte que la encuesta semestral de inversiones en la industria sigue recogiendo un descenso en el año de un 3% en términos nominales, lo que supone cierta cautela sobre la intensidad de la recuperación de la inversión industrial.

El sector exterior, pese a su aportación abultadamente negativa, experimentó un fuerte crecimiento desde el fin de la guerra de Irak. Así, las ventas hacia países comunitarios son las que más han crecido, ya que hacia los países no comunitarios se está haciendo sentir la pérdida de competitividad por la apreciación del euro. Sin embargo, la importación ha acelerado su avance aún más, y la aportación neta del sector exterior al crecimiento ha sido aún más contractiva que en el primer trimestre, cuando restó nueve décimas al avance del producto.

Ligera desaceleración de la inversión en construcción

La inversión en construcción mantuvo un perfil de 'cierta desaceleración' en el segundo trimestre del año, según el Banco de España. No obstante, sigue siendo uno de los componentes más dinámicos de la actividad económica, como lo demuestra el fuerte crecimiento del consumo de cemento, la producción de materiales de la construcción, el empleo (a ritmo menos vivo que en trimestres anteriores) o el crecimiento del crédito hipotecario. La información disponible apunta a una moderación en la obra civil, aunque se anima la superficie a construir en obra residencial. Espera una moderación para el futuro por el elevado endeudamiento de los hogares y la recuperación de la rentabilidad en otros activos financieros, como los bursátiles.

Nuevo toque de atención por el alto endeudamiento

El endeudamiento de las familias respecto a su renta disponible ha seguido incrementándose, aunque la posición patrimonial de los hogares se ha fortalecido por el aumento de la riqueza neta generada por la revalorización de los activos financieros y el valor de los propios inmuebles. No obstante, el Banco de España advierte que en una situación así, 'en la que los niveles de ahorro son reducidos (...), implica un aumento de la vulnerabilidad ante cambios bruscos que pudieran producirse en alguna de las variables que determinan la capacidad de las familias para afrontar sus deudas, como son el empleo, los costes de financiación o el valor de sus activos reales'. Por lo que se refiere a las empresas, elevan su deuda las pequeñas y ajustan las grandes.

El crédito al consumo se reanima y sube un 14%

La financiación neta recibida por los hogares ha crecido en el primer semestre del ejercicio a tasas del 15%, ligeramente superiores a las registradas en la segunda mitad de 2002. El crédito destinado a la vivienda es el más dinámico en los últimos años, con una ligerísima desaceleración en los últimos meses, pero en paralelo se ha acelerado la toma de financiación destinada al consumo y a otros fines no residenciales, hasta alcanzar un aumento del 14,6% en tasa interanual.

Por lo que se refiere a la financiación recibida por sociedades, ha mantenido ritmos del 14,3% hasta el mes de mayo, y se aprecia cada vez más reanimación del crédito para financiar inversiones empresariales ajenas al sector de la construcción.