Argentina

Las empresas exigen a Kirchner reglas claras para invertir en Argentina

La dureza verbal exhibida por el presidente argentino, Néstor Kirchner, parece haber unido a las empresas españolas en sus peticiones de una definición y un marco jurídico estable para hacer negocios en Argentina. Algo de esto pudo apreciarse ayer, en la segunda y última jornada del seminario sobre inversiones en América Latina organizado por el SCH en Santander. Mientras el consejero director general del SCH, Francisco Luzón, volvió a insistir en la necesidad de invertir en la región y ratificó su apoyo a los propósitos de Kirchner, el presidente de Dragados, Antonio García Ferrer, declaró no sólo su interés para ampliar sus inversiones en Argentina, aunque fue perceptiblemente más duro sobre las actitudes del nuevo Gobierno.

'Queremos seguir invirtiendo en Argentina; es más, es el país que más nos gusta para hacerlo. Pero mientras no tengamos claro el marco legal, no podremos avanzar si no con cautela', dijo al referirse a la reciente negativa de Kirchner a prorrogar por dos años una concesión en una vía de peaje en la que Dragados ha invertido 14 millones de euros.

Por su parte, el vicepresidente de Repsol, Ramón Blanco, se refirió a la vieja relación que une a su empresa con Kirchner, ex gobernador de Santa Cruz, la provincia de la cual la empresa extrae el 30% de su producción petrolera. 'Siempre hemos negociado y nos hemos entendido y hemos cedido por ambas partes', dijo Blanco sobre el presidente argentino.

'Es el país que nos gusta; pero si no hay un marco claro, iremos con cautela'

'Es necesario bajar el tono del enfrentamiento con Kirchner en Madrid'

'Nuestro objetivo es mejorar la rentabilidad de las inversiones que hemos hecho'

Pero esto no le impidió criticar la falta de seguridad jurídica y reclamar la renegociación de contratos para aclarar la situación. Ni criticar el estado de cosas que hace que 'vendamos a la empresa industrial argentina Techint nuestro gas en pesos, mientras debemos comprarle a precios en dólares los tubos para nuestras instalaciones petroleras. Esto debe cambiar', se quejó Blanco.

El consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, dijo que 'algo hemos aprendido y nuestro objetivo es mejorar la rentabilidad de las inversiones que hemos hecho en la región'. Para Endesa, 'el objetivo es alcanzar un retorno adecuado de la inversión'.

Para todos, incluido Luzón, se debe bajar el tono del reciente enfrentamiento con Kirchner en Madrid, al considerar que deben considerarse las particulares 'circunstancias del momento' que atraviesa Argentina y la situación del nuevo presidente. Por otra parte, los empresarios consideraron que han pasado '18 meses desde el comienzo de la crisis', un plazo muy largo al cual Miranda consideró como 'una barbaridad' que la nueva comisión de renegociación de los contratos se haya fijado 18 meses para producir resultados. 'Deben dar ya una señal', dijo Miranda.

García Ferrer dijo que 'no sabemos cuánto tiempo resistiremos hasta que se defina un marco de regulación'.

Rechazo a la renegociación de los contratos

Donde se verificó un completo acuerdo entre todos los presentes fue en el rechazo a cualquier presión política del Gobierno de Buenos Aires en el proceso de renegociación de los contratos de privatizaciones y concesiones. La posibilidad de que Argentina impida la participación en las nuevas licitaciones que convoque de aquellas empresas que hayan demandado al Estado por incumplimiento de contratos, suscitó una respuesta frontal de los directivos de las compañías.

Esa eventualidad surgió de una información periodística atribuida a altos cargos argentinos, quienes dijeron que su Gobierno podría proceder así con las firmas que hayan presentado demandas ante un comité del Banco Mundial que se encarga de juzgar esos diferendos. Una clara medida de presión política que los empresarios españoles dijeron no conocer, pero a la cual consideran inadmisible.

'No tenemos constancia de eso. Pero sería chocante. Las empresas que han presentado esas demandas lo hicieron con conocimiento de las autoridades argentinas. Me extrañaría que eso fuese cierto y es un planteamiento difícil de que progrese', sostuvo Miranda. García Ferrer afirmó que 'no sabemos nada. Pero si se decide algo así, miraremos qué hacer y si hay lugar a plantear un litigio, lo haremos'.