Acuerdo

Enagás tomará el control de la planta de Bahía Bizkaia

Enagás, la empresa propietaria de las infraestructuras gasísticas que están operativas en la actualidad, tomará el control de la planta de regasificación Bahía Bizkaia, situada en el puerto de Bilbao, según fuentes próximas a la operación. En los últimos días se han celebrado reuniones entre los socios del citado proyecto (Repsol YPF, BP, Iberdrola y el Ente Vasco de la Energía) con el fin de lograr un acuerdo que permita una remodelación accionarial.

Los mismos medios señalan que Enagás adquirirá la participación de las eléctricas y las de las petroleras, por lo que en conjunto se hará previsiblemente con un 75% del proyecto. El EVE mantendrá durante un periodo su 25%, aunque en una fase posterior, cuando la planta haya asegurado su funcionamiento, podría también vender el citado porcentaje a Enagás. La operación está pendiente, entre otros temas, de cerrar la valoración de la infraestructura.

Esta posición supone un cambio respecto a las diferencias existentes hasta recientes fechas, en las que Enagás y el EVE pugnaban por el control de la planta, situación que favorecía a esta última entidad por los derechos preferentes de compra suscritos entre los socios. No obstante, el ente considera ahora que su papel no consiste en la gestión de un activo regulado una vez concluida la fase de promoción. En realidad es una actitud similar a la que provocó el inicio de las negociaciones para encontrar un socio mayoritario a la planta. Tanto Repsol como BP e Iberdrola estimaban que el reparto al 25% del capital era positivo para una sociedad promotora, pero no para una empresa ya operativa.

ENAGAS 16,57 0,18%

Bahía de Bizkaia, con una capacidad inicial de regasificación de 3 bcm (miles de millones de metros cúbicos) al año, ampliará la instalación hasta 6 bcm. La inversión se acercará a los 300 millones de euros.

Iberdrola comprará la mayoría de la central eléctrica

Si la toma de control de la planta de regasificación de Bahía Bizkaia por Enagás se encuadra en las posibles ventajas de la gestión unificada del sistema gasístico (tanto las plantas de regasificación como las grandes redes de gasoductos), los accionistas de este consorcio energético consideran también que la central eléctrica debe tener un socio mayoritario. La central de 800 megavatios, que supone una inversión similar a la regasificadora, será controlada por la empresa que dirige Ignacio Sánchez Galán. Por su parte, Repsol YPF, que ha renunciado a estar presente directamente en la actividad de generación y ha pasado sus proyectos a Gas Natural, ha optado por quedarse con los márgenes que dan el trading por la venta de gas.