Piratería

Ya son 38 las empresas que denuncian a los usuarios que intercambian ficheros por Internet

El número de empresas españolas de 'software' integradas en una denuncia común contra 95.000 usuarios de redes de intercambio de ficheros en Internet, acusados de reproducir y distribuir ilegalmente 'software' profesional, se ha elevado a 38, señaló hoy Javier Ribas, socio del despacho de abogados Landwell-PricewaterhouseCoopers (PwC), que se ha encargado de la operación. Desde que el jueves pasado se hizo pública la decisión, más empresas decidieron sumarse a la denuncia, e incluso en los próximos días se espera que su número aumente.

Ya ha sido presentada la demanda ante la Brigada de Investigachón Tecnológica (BIT) del Cuerpo Nacional de Policía, que inicialmente comprendía a 32 empresas. Desde que el jueves pasado se hizo pública la decisión, más empresas decidieron sumarse a la denuncia, e incluso en los próximos días se espera que su número aumente, según apuntó Ribas.

No obstante, "todavía" no se quiere dar traslado a los jueces debido a esta circunstancia, así como a que el despacho de abogados esté levantando acta notarial de los acontecimientos sucedidos en Internet desde que la decisión se hizo pública la semana pasada. "Queremos preparar mucho más la denuncia -explicó-, puesto que estamos recopilando pruebas".

"Estamos recibiendo amenazas directas e incluso nos están lanzando ataques y bloqueos a nuestro sitio web", comentó Ribas. Este es uno de los motivos por los que todavía no se quiere dar a conocer el nombre de las compañías denunciantes, para evitar que se tomen represalias. Ribas se mostró especialmente crítico con la Asociación de Internautas (AI), la cual calificó al bufete de abogados de "aprendices de nazis" y de interponer una denuncia "de estilo Gestapo" dirigida "únicamente a intentar asustar" a los usuarios de Internet.

Por todo ello, la AI hizo un llamamiento a los desarrolladores para "garantizar el secreto de las comunicaciones electrónicas" y poco después anunció la disponibilidad de una herramienta, denominada 'PeerGuardian', que permite "impedir el espionaje" al permitir bloquear todas las direcciones IP solicitadas.

No obstante, desde el bufete se afirma que no se ha llevado a cabo ningún espionaje, sino que se han introducido como usuarios anónimos de programas tan populares como 'Kazaa' o 'Morpheus' para ver las actividades de los internautas españoles y que tan sólo disponen de sus alias ('nicknames').

"No ha habido ningún contacto con los proveedores de Internet y no disponemos de ninguna identidad puesto que para ello sería preciso una orden judicial", aclara Ribas. Por contra, explica que elaboraron una lista específica de productos españoles que fueran descargables hasta cerrar una lista de casi cien mil usuarios.