Visita oficial

Kirchner dice que saldrá adelante "con o sin ayuda" de las empresas españolas

En su primera visita a España desde que asumió el poder el pasado 25 de mayo, Kirchner dejó claro lo que se propone hacer. 'Quiero hacer un país serio y les pido que ustedes también actúen con seriedad', dijo el presidente argentino a sus interlocutores empresariales en la sede de la CEOE ayer por la mañana.

La reunión comenzó en un ambiente tenso. Kirchner anunció que hablaría con 'crudeza y realidad'. Uno de los participantes en el encuentro dijo que el diálogo fue franco. 'El presidente nos dijo que va a prometer sólo lo que Argentina pueda cumplir. Y sin responder concretamente a las peticiones de algunos de los presentes, trazó un crítico balance de la década pasada', explicó a Cinco Días.

Antes de reunirse con José María Aznar en La Moncloa, Kirchner atajó las demandas de aumentos de tarifas y compensaciones de los bancos y empresas españolas en Argentina con fuertes críticas. 'Era visible que la convertibilidad no podía durar. Era claro desde 1999. El modelo de la época de (Carlos) Menem generó el caso posterior. ¿O es que ustedes no lo veían?, espetó Kirchner a los presentes.

Mientras los directivos del BBVA, SCH, Repsol, Endesa, Telefónica, Gas Natural, Aguas de Barcelona y otras firmas se miraban, el presidente argentino les dijo que 'hay una gran hipocresía cuando se protesta por la situación actual, olvidando que se han remesado exageradas ganancias en dólares al exterior en la década de los noventa'.

Tras afirmar que ese modelo económico había generado deuda externa y pobreza en su país, Kirchner criticó al Fondo Monetario Internacional que 'paseó a Menem en sus reuniones anuales exhibiéndolo como un ejemplo. Salvo el Fondo, cualquiera sabía que iba a ocurrir lo que ocurrió en Argentina'. Y preguntó a los empresarios: '¿Ustedes no lo veían? ¿Quién les asesoraba?'.

Más adelante, y tras obviar dar una respuesta concreta a los planteamientos empresariales, el mandatario argentino manifestó que 'queremos un país distinto con empresarios distintos'. Y al cerrar la reunión aseguró que su país 'tiene futuro con o sin su ayuda' y los invitó a seguir presentes en Argentina.

Poco después, en La Moncloa, agradeció a Aznar la ayuda del Gobierno español durante la crisis pasada. Ambos mandatarios reafirmaron la colaboración y la alianza económica 'estratégica' entre España y Argentina.

Endesa. Expectativa de beneficios

La eléctrica prevé este año beneficios en Latinoamérica. Endesa posee el 20% de la cuota del mercado eléctrico argentino a través de Enersis, la compañía que agrupa las activos de Endesa en la región y que representa el 25% de las operaciones de la compañía. Enersis registró en 2002 pérdidas de 218 millones de euros y Endesa tuvo que destinar 882 millones de euros para compensar los malos resultados de la región.

BBVA. Provisiones y cierres

El BBVA posee el 79,5% del Banco Francés, la tercera entidad privada, y sus malos resultados se han llevado buena parte de las plusvalías generadas por la venta del 3,7% de Crédit Lyonnais. El BBVA tuvo que dotar en el primer trimestre 65 millones de euros brutos de las plusvalías para compensar las efectos negativos de Argentina. El BBVA también ha cerrado este año el 22% de las oficinas del Francés.

SCH. Recorte de gastos

El SCH controla el 100% del Banco Río, el primer banco privado de Argentina, y el 59,2% de la gestora de fondos de pensiones Orígenes. La entidad aplicará este año un recorte de gastos administrativos del 36% en su filial argentina y un cierre del 22% de las sucursales. El banco apuesta por América Latina, pero en la junta de accionistas de junio Botín reconoció que el sistema bancario de Argentina 'aún no es viable'.

Repsol. YPF Un deterioro de 1.215 millones

La adquisición de YPF situó a Repsol en la primera división de las petroleras mundiales. Los intereses en Argentina representan el 70% de las exportaciones, el 45% de los activos y el 22% de los ingresos operativos. La petrolera ha tenido que reconocer un deterioro de activos de 1.215 millones al aplicar la nueva normativa contable de EE UU. La compañía afirma que el saneamiento responde a los activos argentinos.

Telefónica. Demanda ante el Banco Mundial

La operadora posee Telefónica de Argentina, que representa el 13% de la facturación. Los problemas derivados de la crisis argentina restaron 723,7 millones de euros a los resultados netos entre 2001 y 2002, y 3.294,9 millones de euros de los fondos propios en el balance del mismo periodo. Estos efectos han llevado a la compañía a presentar una demanda de arbitraje ante el Banco Mundial para exigir una compensación.