EE UU

Wall Street frena las subidas, pendiente de Intel

La inquietud por los resultados y los indicadores económicos presiona al Dow Jones, que pierde un 0,53%

Las pérdidas se impusieron ayer en Wall Street, a la espera del rumbo que marcarán resultados de Intel. La falta de dirección en los principales índices fue evidente durante gran parte de la sesión. En la recta final, sin embargo, el nerviosismo fue en aumento. Las dudas económicas y las alertas de algunas empresas pesaron en el Dow Jones, que bajó al cierre el 0,53%. El Nasdaq aguantó mejor el tipo y retrocedió sólo un 0,09%.

El balance de la compañía informática, a juicio de los expertos, determinará en gran medida la evolución de los mercados en los próximos días. La reacción de los inversores hoy podría apuntalar o bien frenar las subidas de las Bolsas en los últimos meses. Fannie Mae y FleetBoston Financial contribuyeron a la inquietud tras reconocer que las cuentas del ejercicio no alcanzarán los pronósticos.

La comparecencia de Greenspan ante el Congreso fue, asimismo, una referencia para las Bolsas. El presidente de la Reserva Federal, como suele ser su estilo, dio una de cal y otra de arena: mantuvo la advertencia sobre los riesgos económicos, pero dijo que la economía podría comenzar un periodo de crecimiento. Los tipos de interés se mantendrán bajos por el tiempo que sea necesario.

Los indicadores publicados, ventas minoristas y encuesta empresarial de Nueva York, fueron también indicios de la ambigüedad económica.

Otras empresas de peso como, Merrill Lynch y Johnson & Johnson, también hicieron públicas sus cuentas y recibieron una acogida dispar en los mercados. El banco sumó un 4,5% tras anunciar un beneficio de 1.020 millones de dólares, un 61% más. La empresa de productos de higiene personal cedió el 1,85% tras registrar una caída del 27% en las ganancias.

Altria, por su parte, bajó el 3,72%. Un tribunal aumentó la fianza que el grupo ha de pagar para repetir el juicio que le condenó con 10.000 millones de dólares. Bajó también Boeing, el 3,41%, por el anuncio de una provisión extraordinaria derivada de la menor demanda de los servicios de satélite.

Los mercados europeos mostraron debilidad en la recta final de la sesión, después del cauto discurso de Greenspan. Dax y Cac bajaron un 0,34% y el Footsie, un 0,61%. Los buenos datos económicos publicados, como fue el índice del instituto alemán ZEW de sentimiento económico, apenas tuvieron repercusión.

La suspensión de pagos de la estadounidense Mirant, presentada el lunes a última hora, levantó dudas sobre ciertos bancos relacionados con la energética. Hypovereinsbank y Commerzbank reconocieron que tienen una exposición de 300 millones y de entre 100 y 200 millones, respectivamente. Con todo, la primera sumó un 1,58% y la segunda cedió un leve 0,22%.

Petroleras y farmacéuticas fueron los sectores más penalizados de la jornada. Las pérdidas de las principales Bolsas no fueron a más gracias al buen comportamiento de aseguradoras y tecnológicas, que marcaron máximos de este ejercicio. Philips encarnó esta mejora con un alza del 1,02% tras anunciar beneficios de 42 millones.

En el polo opuesto, Astrazeneca cayó el 3,95% atenazada por un informe de Goldman Sachs que cuestionó la eficacia de su fármaco anticoagulante. La caída de la británica arrastró a otras farmacéuticas y Sanofi Synthelabo perdió el 2,7%.

La indecisión de Wall Street durante la sesión contagió los mercados latinoamericanos, que oscilaron entre leves pérdidas y ganancias moderadas. Al cierre, São Paulo se anotó un 0,31%, mientras Buenos Aires se dejó un 2,17% y México, el 0,66%.

El Nikkei cerró sin apenas variación, cayó un 0,05%. La decisión del Banco de Japón de mantener invariables los tipos de interés apenas tuvo impacto en el mercado. Uno de los valores con más negocio fue Sony, que subió un 2,57%. En el lado negativo se situaron las automovilísticas.