Ibex-35

El minuto más caro de la Bolsa española

La respuesta que buscaban muchos inversores y operadores al desfase que experimentó la Bolsa el pasado día 20 durante la subasta ya existe, aunque todavía no de forma oficial. Fuentes bursátiles han asegurado a este periódico que fue un error de un operador. Credit Suisse First Boston y Société Générale fueron los bancos implicados. La ejecución errónea de una orden convenida entre ambos elevó la subida del Ibex en un minuto del 1,25% hasta el 2,50% que obtuvo al cierre.

Fuentes del mercado señalan que el lunes siguiente, el día 23, el banco que asumió el error deshizo a primera hora del día la operación con rapidez, lo que apenas afectó al desarrollo normal de la jornada. Tampoco influyó de manera especial en el Ibex. La situación se saldó con una pérdida de dos millones de euros para el banco.

La operación generó bastante confusión y controversia entre los analistas y los operadores, que no terminaron de creerse en los primeros momentos que la causa del desajuste se debía a un error.

Lo cierto es que la secuencia que dibujó el Ibex creó polémica. Cerró a las 5.30 de la tarde. A partir de ese momento entró la subasta de cierre, como cada sesión, y saltó la alarma en el mercado al observar que el índice subía con fuerza al margen del resto de los indicadores europeos. La ganancia en los cinco minutos de subasta llegó hasta del 3,15%, que se corrigió al cierre al 2,50%.

Varios fueron los valores implicados en el movimiento. Una docena de títulos tuvieron que esperar más para cerrar debido a las subastas de volatilidad. En este grupo se encontraban Telefónica, BBVA, Iberdrola, Dragados, Unión Fenosa e Inditex, entre otras.

El 20 de junio coincidió, además, con el vencimiento de opciones y futuros, como sucede cada tercer viernes de cada mes. El volumen de negocio alcanzó los 3.000 millones de euros en el mercado continuo.

El Ibex retomó a la jornada siguiente la senda que seguían el resto de los índices europeos. La Comisión Nacional del Mercado de Valores anunció entonces que abría una investigación, en línea a lo que suele ser su papel en este tipo de movimientos.

¿Volatilidad o manipulación?

Lo que sucedió el 20 de junio en la Bolsa no es un hecho aislado. Hay precedentes históricos muy sonados como la sesión del 27 de diciembre de 1995. El Ibex sufría una importante caída por una operación de Credit Suisse, que fue sancionada por la CNMV por 'falsear la libre formación de los precios'. El cierre del 31 de enero de 1997 también levantó polémica tras las ventas masivas que realizó BBV Interactivos.

Los desfases que se producen en los minutos de cierre en la Bolsa de modo general, o en particular con algunos valores, es algo que preocupa al regulador desde hace tiempo. En 1997, el entonces presidente de la CNMV, Juan Fernández Armesto, alertaba de 'las órdenes introducidas al cierre de la sesión que puedan provocar que la cotización sufra una evolución artificial'.

En las últimas jornadas de Mercados Financieros, el presidente actual de la CNMV, Blas Calzada, aseguró que 'hacer subir el valor a última hora se debe considerar manipulación'.

æpermil;se es el debate de actualidad entre los expertos. A propósito de esto, el vicepresidente de la Bolsa de Nueva York, G. Ugeux, comentaba hace unos días en Madrid que 'muchas veces confundimos volatilidad con manipulación, una actitud que sirve sólo para cubrir los beneficios de los operadores'.