Investigación

La justicia holandesa registra la sede de Ahold y de su auditor Deloitte

Ahold y su auditor se apresuraron ayer a asegurar que están colaborando plenamente con las autoridades, pero declinaron hacer comentarios sobre la información concreta que les pidió la fiscalía.

El registro se enmarca en el proceso de investigación que la fiscalía sigue en Holanda por un presunto delito de manipulación contable en sus filiales en los países escandinavos, Brasil, Guatemala y Argentina.

Según un comunicado hecho público ayer por la fiscalía, el registro no está relacionado con la manipulación contable que sufrió Ahold en su filial estadounidense, Food Service. El comunicado precisa que la fiscalía está a la espera de los resultados de la investigación que el Departamento de Justicia y la Comisión del Mercado de Valores de EE UU (SEC, por sus siglas en inglés) están llevando a cabo para decidir una eventual ampliación de sus propias indagaciones.

Ahold reconoció el pasado mes de febrero que había inflado de forma inapropiada las ventas de su filial estadounidense y de algunas de sus filiales internacionales. El reconocimiento de estas prácticas provocó el despido fulminante de su hasta entonces consejero delegado y de su director financiero.

Desde entonces, la compañía, afectada por una grave crisis de confianza que ha hecho derrumbarse su valor bursátil, está inmersa en un proceso de recuperación de su credibilidad. Para ello ha contratado como consejero delegado a un ex alto ejecutivo de Ikea, Anders Moberg.

Su principal ocupación hasta el momento ha sido la sustitución de varios ejecutivos y la puesta en venta de filiales no estratégicas para devolver cierta confianza al inversor y aminorar la elevada deuda que lastra a la empresa.

Las acciones de la compañía de distribución cayeron ayer, tras conocerse el registro, un 1,3%, hasta 7,60 euros. Desde el inicio de la crisis, el pasado mes de febrero, las acciones de la empresa se han depreciado un 22%.