Energía

Gas Natural obtendrá plusvalías de más de 240 millones por la venta de Enagás

Gas Natural acumula unas plusvalías de unos 280 millones de euros por su participación en Enagás, que se eleva actualmente al 39,5%, según medios consultados. De esta forma obtendría más de 240 millones por las acciones de las que se verá obligada a desprenderse, según la decisión del Gobierno hecha pública la pasada semana por su presidente, José María Aznar.

Aunque no se ha concretado el porcentaje final, la compañía que preside Antoni Brufau tendrá que colocar cerca de un 35% del capital de la empresa propietaria de la mayor parte de la infraestructuras gasísticas para que su cuota quede en un 5%.

Y los ingresos que obtendrá se elevarán a unos 580 millones de euros, teniendo en cuenta que la actual capitalización bursátil de Enagás se eleva a más de 1.670 millones. Aunque la cotización de esta compañía experimentará modificaciones, éstas no serán muy significativas, según los analistas. Se trata de una sociedad que tiene asegurada la retribución para la mayor parte de sus activos e inversiones a través de las tarifas y peajes que el Gobierno fija. Esta evolución sin sobresaltos ha quedado plasmada durante el año que la compañía lleva cotizando en Bolsa: su cotización media está en 6,137 euros por título, con un máximo 7,47 euros. Y ayer cerró a siete euros.

NATURGY 19,75 -0,38%
ENAGAS 20,42 -0,87%

Incluso la previsible competencia que le puede llegar a través de los activos que promueven otros operadores, como las plantas de regasificación de Bahía Bizkaia (participada por Iberdrola, BP, Ente Vasco de la Energía y Repsol YPF) y la valenciana de Sagunto (controlada por Fenosa, Iberdrola y Endesa), no van a restar actividad a sus infraestructuras.

Enagás tiene también en marcha ampliaciones en sus plantas y redes de gasoductos, inversiones que están comprendidas en un plan que supera los 5.000 millones de euros. Pero estos proyectos no van a suponer un deterioro de sus ratios financieras, según medios consultados.

La compañía que preside Antonio González Adalid prevé, además, una mejora del 15% en los resultados de este ejercicio, debido tanto a los menores costes operativos como a un incremento de los ingresos del 12%; y es que la compañía cuenta en este ejercicio con más activos con retribución asegurada. En paralelo, las relaciones con las eléctricas mejoran. Esas circunstancias le pueden permitir acercar posiciones para su entrada en las plantas de regasificación competidoras.

Tratamiento fiscal

La venta de alrededor del 35% de Enagás por parte de Gas Natural se verá beneficiada por el tratamiento fiscal que aplica a las plusvalías cuando las ventas se realizan en cumplimiento de una ley. Este sistema ya benefició a Gas Natural y también a las eléctricas cuando han reducido su participación en Red Eléctrica de España (REE).

El grupo que preside Brufau redujo su presencia en Enagás desde el 100% al 40,9% en el pasado ejercicio a través de una oferta pública de venta (OPV) a 6,5 euros por título. La compañía obtuvo entonces unos ingresos de 917 millones de euros y unas plusvalías netas por 267 millones. Posteriormente vendió parte del llamado green shoe.

Con esa transacción, que tenía como objetivo abrir el capital a otros accionistas, entre ellos otros operadores energéticos, sólo entró la británica BP. Las eléctricas, que habían insistido durante varios años en que estaban interesadas en la compañía, desistieron de su propósito.

Ahora, según medios consultados, la nueva desinversión de Gas Natural se diseñará de forma pactada y, previsiblemente, la operación se incluirá en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos del Estado para 2004. En principio no se conoce el plazo que se dará para la venta, pero se preservarán los intereses de los accionistas. Y en este caso son tanto Gas Natural, de forma directa, como La Caixa y Repsol YPF, como socios de la empresa gasística. Con la OPV del año pasado, la petrolera pudo contabilizar ingresos por 221 millones de euros y plusvalías por 97 millones.

Relaciones

Pero pese a que el Gobierno opte por la reducción de la participación de Gas Natural en Enagás, las relaciones industriales y comerciales entre ambas empresas son muy profundas y no se modificarán radicalmente por las variaciones accionariales. Enagás es, además del gestor técnicos del sistema gasístico, el principal transportista, mientras que Gas Natural es el principal distribuidor (venta de clientes a tarifa) y mantiene una cuota de más del 50% en el mercado liberalizado. Durante el ejercicio de 2002, el 76% de la facturación de Enagás tuvo como destino contratos suscritos con Gas Natural. A su vez, la empresa transportista adquiere gas a su matriz.

Las eléctricas han protestado ante la Comisión Nacional de la Energía (CNE) por algunos contratos entre ambas compañías respecto a la cesión de capacidad de transporte en las redes y plantas de regasificación.

Más fondos para invertir en el exterior

Pese a que Gas Natural desistió de su oferta de reducir su presencia en Enagás al fallar su oferta pública de adquisición sobre Iberdrola, la obligación que ahora se cierne sobre el grupo beneficiará sus nuevos planes de inversión. Brufau presentó el pasado junio un programa por 7.500 millones hasta el año 2007, que contiene una mayor proyección del grupo en el exterior.

De la citada cifra, un 27% se dedicará a generación eléctrica, un 38% a distribución de gas y un 7% a trading y transporte. A Latinoamérica se destinará un 11% de los 7.500 millones, mientras que un porcentaje similar se prevé invertir en Europa. No obstante, Gas Natural, que mira básicamente a los mercados del Mediterráneo, como Italia o Grecia, podría modular esa cifra en función de los proyectos que se presenten. Los objetivos básicos muestran la intención de obtener en Europa cerca de un millón de clientes en distribución y comercializar entre 4 a 6 bcm (miles de millones de metros cúbicos) de gas. Sin embargo, en América Latina los planes contemplan el desarrollo de operaciones ya establecidas y que cuenten con un elevado potencial de crecimiento. Y Gas Natural, que va a apoyarse más en las ofertas multiservicios, prevé mantenerse en España como líder de su actividad dentro de los límites legales establecidos.

La compañía cuenta actualmente con 14 contratos de gas de 10 orígenes diferentes que suman 27 bcm (miles de millones de metos cúbicos) que pasarán a 40 bcm en 2007.