Venta

Corporación IBV gana 60 millones de plusvalía vendiendo un 6% de Gamesa

Gamesa está demostrando a sus accionistas que es una buena inversión. La venta de acciones, en porcentajes del orden del 6%, le han reportado al BBVA e Iberdrola importantes beneficios extraordinarios estos dos últimos años.

La última desinversión fue anunciada ayer. Corporación IBV comunicó ayer a la CNMV la venta de un 6% a un precio de 18,60 euros por título, 6 euros más que cuando se produjo en 2000 su estreno en el parqué. La operación se instrumentó a través de UBS Limited, que repartirá estas acciones entre inversores institucionales de EE UU y Gran Bretaña.

La venta, que le supone a IBV situar en el 31,8% su presencia en Gamesa, va a suponer importantes plusvalías a los accionistas de la corporación industrial vasca. Fuentes consultadas aseguran que el beneficio de la operación ronda los 60 millones. IBV enmarca esta venta en la necesidad de dar una mayor liquidez al valor de las acciones de la sociedad y consolidar 'su brillante trayectoria bursátil e incrementar aún más los niveles de contratación y cotización'.

IBERDROLA 10,84 1,50%
BBVA 4,86 0,29%
GAMESA 16,98 -4,42%

Nueva desinversión

Corporación IBV ya realizó una operación similar en 2001. Ese ejercicio se desprendió también de un 6% del capital de Gamesa por 126 millones de euros, lo que permitió obtener unas plusvalías de 90 millones de euros. En 2001 el grupo controlado por Iberdrola y el BBVA tuvo un resultado de 133 millones, de los cuales 94 millones correspondieron a resultados extraordinarios. En 2002, año en el que prácticamente no realizó ninguna desinversión, el beneficio se redujo hasta superar ligeramente los 30 millones, según aseguran fuentes del sector. La desinversión del 6% de Gamesa es la primera operación de consecución de plusvalías que realiza Corporación IBV este año. Esta sociedad, prácticamente desde su constitución hace una década, se ha dedicado en exclusiva a gestionar la cartera aportada por sus accionistas y vender participaciones en función de los intereses coyunturales de BBVA e Iberdrola. Las principales desinversiones, además de Gamesa, fue la venta de su posición en Aguas de Barcelona, lo que también le reportó importantes plusvalías. IBV, en cualquier caso, no acaba de despegar. La corporación industrial no ha cerrado los últimos ejercicios la entrada en el capital de sociedades que le permitan aumentar un abanico de participadas cada vez más pequeño.