Franquicias

Inditex convierte tiendas asociadas europeas en establecimientos propios

El grupo textil gallego Inditex ha reforzado el peso específico de las tiendas propias sobre las franquicias debido a la madurez alcanzada en algunos mercados europeos en los que había entrado hace algunos años a través de contratos con asociados.

También ha disminuido el porcentaje de tiendas franquiciadas sobre propias, porque entre 1998 y 2001 fue el momento en que se entró en la mayoría de los países de Oriente Próximo y norte de Europa (Finlandia, Islandia, Polonia); la presencia del grupo en estas zonas, así como en Centroamérica, Chipre y Malta, se realiza a través de acuerdos con asociados debido a las características que presentan estos países. En 2002, en cambio, se ha frenado la apertura de franquicias porque en estos mercados ya estaba presente el grupo, lo que ha provocado que aumente el porcentaje de establecimientos propios.

Si en 2001 había 187 tiendas franquiciadas, lo que representa el 14,5% del total, el ejercicio 2002 se cerró con 208 franquicias, lo que supone el 13,3% de los 1.558 locales que el grupo tenía a 31 de enero de 2003. Esta disminución en el porcentaje del número de locales va acompañado de un descenso del peso de las ventas, ya que en 2002 la facturación de las franquicias representó el 10% del total frente al 11% del ejercicio anterior.

INDITEX 27,48 0,11%

La política del grupo es controlar la gestión de las tiendas en mercados que considera maduros. Es el caso de Suecia y Noruega, en los que Inditex se instaló a través de acuerdos con asociados. Al vencer los contratos de franquicia, ha decidido hacerse cargo de la gestión de los locales en vez de renovarlos.

La gran apuesta de Inditex a medio plazo es Europa y, para ello, reforzará su presencia a través de tiendas que controle directamente.

En el momento de salir a Bolsa (hace poco más de dos años), el grupo tenía 172 establecimientos franquiciados, es decir, el 16% del total; este conjunto de locales aportó el 5,9% del total de ventas netas en el año 2000. Entonces, y según se recogía en el folleto de OPV, Inditex estimaba un 'ligero aumento del peso específico de las ventas a través de franquicias respecto al total, debido a la rapidez con la que este modelo de expansión permite abrir tiendas en ciertos mercados'. Las previsiones no se han cumplido por el fuerte impulso que se ha dado a la apertura de tiendas propias, especialmente en Europa.

Massimo Dutti y Stradivarius, a la cabeza

Massimo Dutti y Stradivarius son las dos marcas de Inditex que cuentan con un mayor peso de tiendas franquiciadas. En la primera cadena, 88 de los 250 establecimientos están gestionados por terceros, mientras que en Stradivarius (que tiene un total de 153) hay 35 tiendas en manos de asociados. En ambas enseñas el porcentaje de franquiciados ha disminuido en el último año y, según fuentes de la empresa, la idea es que continúe descendiendo a medida que vayan venciendo los contratos. El procedimiento será siempre el mismo: se asumirá la gestión de la tienda tras llegar a un acuerdo con el asociado.

Uno de los motivos por el que estas dos cadenas figuran a la cabeza del grupo en proporción de franquiciados es que son marcas que Inditex adquirió cuando ya estaban en el mercado, mientras que el resto de enseñas son de creación propia, por lo que el grupo ha controlado desde el principio su desarrollo primando los locales propios.

Su marca estrella, Zara, contaba a finales del ejercicio 2002 con 44 franquicias sobre un total de 531 tiendas, mientras que el año anterior tenía 31 asociadas de un total de 466. La mayoría de estas incorporaciones se debe a la entrada en países diferentes de la UE, una dinámica que Inditex piensa mantener en los próximos años. 'Recurriremos a la franquicia en países pequeños o donde sea recomendable un socio local', señalan fuentes de la empresa.