Transporte aéreo

Las aerolíneas piden la dimisión de Boyer por la huelga de CLH

La Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA) y la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) reclamaron ayer la dimisión de la cúpula directiva de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), presidida por Miguel Boyer, por las repercusiones negativas que está teniendo para las aerolíneas la huelga que mantienen los trabajadores de CLH en los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

El paro dura ya desde el mes de marzo y se desarrolla en ceses de la actividad de suministro de combustible a las aeronaves de dos horas de duración por cada turno de trabajo, los lunes y los viernes, en Madrid-Barajas, y los martes y los jueves, en Barcelona-El Prat.

Las compañías aéreas se sienten 'rehenes de una huelga que no se entiende' y denuncian que estas huelgas han creado 'una situación insostenible'. Durante los paros, los aviones tienen que repostar al máximo en otros aeropuertos, lo que incrementa el peso de las aeronaves y contribuye a elevar de forma innecesaria el consumo de combustible. Esto crea además numerosos retrasos en los vuelos, que afecta a los pasajeros que viajan desde alguno de los dos aeropuertos.

AECA y ALA se han dirigido a la Comunidad de Madrid y a la Generalitat de Cataluña para que actúen como mediadoras para solucionar el conflicto. Recuerdan además que ya se ha solicitado autorización para realizar paros hasta el próximo mes de septiembre.

Retrasos

Fuentes de las compañías han asegurado a este diario que desde el pasado mes de marzo los índices de puntualidad de su operación se han visto seriamente perjudicados. Las quejas en los aeropuertos van en aumento y se teme que puedan producirse jornadas de caos en los días de salida y llegada de las vacaciones de verano. Fuentes de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras en CLH han explicado que la huelga se debe a los 'reiterados incumplimientos de varios puntos del convenio colectivo relacionados con la formación, las equiparaciones salariales o las contrataciones eventuales'.

Por otro lado, el consejo de administración de AENA aprobó ayer la licitación del contrato para el segundo suministrador de combustible en los aeropuertos baleares de Palma de Mallorca, Ibiza y Menorca, por un periodo de siete años. Según AENA, la coexistencia de dos suministradores mejorará la oferta y la calidad en el suministro. Esta iniciativa podría ampliarse próximamente a los aeropuertos de Madrid y Barcelona.