Telecomunicación

Las pérdidas del grupo y de la filial son menores con criterios contables de la SEC

La contabilidad norteamericana no depara este año grandes sorpresas en las cuentas del grupo Telefónica, según la información comunicada a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). De hecho, con principios contables generalmente aceptados en Estados Unidos (US GAAP), los números rojos de Telefónica y de Terra son menores que los publicados de acuerdo con la contabilidad española. Ello se debe, básicamente, a que ambas limpiaron su balance norteamericano en 2001, con lo que soltaron lastre de cara a este y otros ejercicios.

Las pérdidas de Telefónica en 2002 ascendieron a 5.214,48 millones de euros, según los principios contables de Estados Unidos, frente a los 5.576,8 millones de euros de la contabilidad española.

Las pérdidas fueron menores a pesar de que la aplicación de la normativa estadounidense sobre derivados, coberturas y otros instrumentos financieros supuso un impacto negativo de 610,2 millones de euros.

Esa partida fue contrapesada básicamente por el tratamiento contable que Estados Unidos da a la autocartera (que eliminó la necesidad de provisionar 289,88 millones por acciones propias) y por la eliminación de las dotaciones a la amortización del fondo de comercio (508 millones de euros, incluidas las diferencias de conversión). En EE UU el fondo de comercio ha dejado de amortizarse de forma sistemática. En su lugar, las empresas realizan una comprobación para observar si los activos a que está asociado han perdido o no el valor que respaldaba esa partida.

Tras la limpieza de 8.452 millones de euros de las cuentas de 2001, Telefónica ha hecho el test al cierre de 2002, pero el resultado apenas difiere de los saneamientos de 2.259,8 millones efectuados con la contabilidad española. Sólo ha sido necesario un ajuste de 107 millones relacionado con la adquisición de la alemana Mediaways.

En el caso de Terra, las pérdidas son de 1.597,7 millones de euros de acuerdo con la contabilidad de EE UU, es decir, 411 millones inferiores a las publicadas en España. En este caso, además de la limpieza del fondo de comercio (8.790 millones en 2001), lo que se adelantó también un año fue el reconocimiento de la dificultad de recuperar los créditos fiscales por pérdidas. Eso supone un ajuste positivo en los resultados de 2002 por importe de 342 millones de euros.