Informe anual

Los bancos centrales piden una política monetaria que evite la deflación

El Banco de Pagos Internacionales (BIS) ha hecho hoy público un informe urgiendo a llevar a cabo importantes "retoques" en la política monetaria para evitar la deflación. El País avanzaba hoy el llamamiento del BIS a los gobiernos para que frenen el peligro para la economía mundial, que sigue estando "en el descontrol de los precios, pero no porque suban, sino por el riesgo de que se desplomen".

El diario recuerda que la política monetaria "se ha centrado en los últimos años en la lucha contra una inflación alta", que fue en su día una de las principales causas de la crisis internacional de principios de la década de los noventa. Contrapone este escenario al panorama actual, también en plena fase de desaceleración, pero con la "amenaza contaria": el desplome de los precios, sobre todo en Estados Unidos y Alemania.

"A la vista de estas posibilidades, los bancos centrales, junto con las autoridades fiscales y supervisoras, tal vez deseen investigar el conjunto de opciones de política económica disponibles para hacer frente a las fuerzas deflacionarias mucho antes de que aparezcan realmente", señala el diario citando al organismo, que certifica que "el logro de la estabilidad de precios no ha sido suficiente" para impedir la inestabilidad financiera.

En EEUU, la Reserva Federal mantuvo su tipo de interés oficial prácticamente estable a un nivel reducido durante la mayor parte del periodo analizado, debido a la incertidumbre acerca de una fuerte recuperación. El miércoles pasado, recortó las tasas un cuarto de punto porcentual, su décimotercera rebaja desde el comienzo del 2001, para entre otras cosas mantener controlada una posible deflación.

EL BCE, más optimista

El Banco Central Europeo, que en su día alertó sin cesar del peligro de una deflación, especialmente en Alemania, ha excluido hoy que la zona pueda caer en una espiral semejante sin que se manifiesten signos previos. De hecho, en declaraciones publicadas hoy por el alemán Handelsblatt, el responsable del banco emisor, Otmar Issing, reitera las expectativas de que la economía de la zona euro experimente una reactivación en el segundo semestre del año, que se reafirmará en 2004.

En Alemania, la tasa provisional de inflación interanual de junio es del 1%, superior a lo esperado según destacan los directores de Grupo Eriste en el análisis semanal que realizan para Cinco Días, y tres décimas mayor a la de mayo. Aseguran que el dato alivia, de momento, las tensiones deflacionistas y esperan que la tasa de inflación ronde este nivel a lo largo de todo el año. Dicho control da margen a la autoridad monetaria europea para alguna otra bajada de tipos.

En un primer momento, el BCE mantuvo sus tipos a un nivel más elevado a causa de la inquietud que representaba la inflación, pero terminó reduciéndolos a medida que se registraba una desaceleración inesperada del crecimiento, añade el informe, que también menciona la persistente debilidad económica japonesa causante de una intensificación de la orientación de su política de objetivos cuantitativos.