Reacciones

El acuerdo agrario recibe calificativos que van desde "hito" a "chapuza"

En nombre de la Comisión Europea, su presidente Romano Prodi, ha expresado hoy su satisfacción por el "acuerdo histórico" alcanzado hoy para la reforma de la Política Agrícola Común (PAC). Marca, dice un punto de inflexión para este sector "vital para Europa".

æpermil;ste llega después de largas y espinosas negociaciones que han tenido como protagonista al comisario de Agricultura de la UE, Franz Fischler, quien ha hablado de "un parto difícil que supondrá un giro radical". Tan orgulloso está el comisario de la reciente reforma, que reclama a Estados Unidos que siga los pasos de la UE y modifique sus subsidios agrícolas para facilitar el comercio de los países en desarrollo.

Sus hasta hoy más profundos críticos, los ministros francés y español, también se muestran satisfechos. Desde París, se asegura que la reforma "preserva" sus principios esenciales y, desde Madrid, el titular de la cartera de Agricultura, Alimentación y Pesca, Miguel Arias Cañete, asegura haber cumplido todos y cada uno de los objetivos que se había marcado. Armonía en las metas también para el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, quien ha destacado que "España, una vez más, ha podido conciliar sus intereses con los intereses generales europeos".

Los sindicatos del sector no comparten el júbilo. La principal organización de los profesionales del sector gala, la Federación Nacional de Sindicatos de Explotadores Agrícolas (FNSEA), critica la reforma duramente, que considera "marca el fin de la línea mantenida en los 40 últimos años". En una línea similar, las Cámaras de Agricultura de Francia cargaron contra el acuerdo por la "desregulación de los mercados" y la "renacionalización de la PAC que tendrán "graves consecuencias para el futuro de la agricultura".

'Los días contados'

Por su parte, la secretaria general de la Federación Agroalimentaria de CC.OO, Cecilia Sanz, pide una "revisión en profundidad" de la PAC que tenga en cuenta el criterio de la creación de empleo. Insistió en que algo a tener en cuenta en una buena reforma de la PAC es garantizar el empleo estable en el sector y conseguir unos trabajdores que sean capaces de participar en una mayor modernización del mismo. "Sólo ha cambiado matices", exclamó en referencia al nuevo texto. El nuevo secretario regional de la Federación Agroalimentaria de CC.OO en Castilla y León, Félix González, se mostró convencido de que esta reforma de la PAC no durará mucho tiempo "ni será la última reforma que veamos".

Para Asaja, la organización profesional agraria en Castilla y León, el documento es "una chapuza, pero no parece que la región salga muy mal parada". Sin matiz alguno se exprese UPA, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, cuyo secretario general ha pedido la dimisión de Arias Cañete por no haber conseguido los objetivos que se había marcado inicialmente España. "Con esta reforma corremos el riesgo de que nuestro secano se convierta en un barbecho gigantesco", dijo.

Entre los detractores de la reforma sobresale, por supuesto, Portugal, el único país que ha votado en contra de una reforma que ha mantenido, en cuotas lecheras, la asignación especial a las Azores a partir de 2007, aunque reducida a 50.000 toneladas.