Ayudas

La UE consensúa al fin una reforma de la PAC, que recoge las peticiones españolas

Tras una maratoniana reunión que ayer decidió la presidencia griega de turno de la UE con el fin de alcanzar un acuerdo antes de la madrugada del sábado, el Consejo de Ministros de Agricultura ha consensuado una reforma de la Política Agraria Común. Así lo ha comunicado el portavoz del ministro Miguel Arias Cañete, "plenamente satisfecho" con el modelo resultante, que aportará a España 1.652 millones de euros adicionales.

La reforma aprobada hoy establece un recorte de las ayudas directas de un 3% a partir de 2005 (lo que supondrá un ahorro de 1.200 millones de euros), y de un 5%, en 2007. Incluye también un sistema de ayudas que se pagarían desvinculadas de la producción, aunque permite a los estados miembros mantener en algunos casos un porcentaje de las subvenciones relacionadas con la siembra o la cría ganadera. El 80% de la ayuda modulada se quedará en el país contribuyente y sólo un 20% se repartiría según criterios de cohesión. No estarán sujetas a esta medida aquellas explotaciones cuya producción sea inferior a los 5.000 euros. Fija una desvinculación del 75% en cereales; del 60% del trigo duro; y del 50% del ovino y el caprino. En bovino, los Estados miembros podrían elegir entre desvincular una u otra prima en función de sus interés.

Cañete, plenamente satisfecho

Arias Cañete ha asegurado que se han cubierto "todos los objetivos" que se había marcado España, entre ellos mantener la actividad agraria y ganadera en todo el territorio español, sin que se produzca ningún abandono. Además, según dijo, se ha logrado que no haya desacoplamiento total de las ayudas, que exista cohesión a la hora de distribuir los fondos de modulación y que se mejoren todas las regulaciones comunes de mercado en lo que se respecta a arroz, trigo duro, frutos secos, cereales y lácteos.

Además, las regiones ultraperiféricas, Islas Canarias es una de ellas, aparecen exentas del sistema de modulación, por el que hasta un 5% de las ayudas se trasvasarán a proyectos de desarrollo rural. La propuesta, que fue hecha pública en torno a las 6.00 horas, busca consolidar el consenso ya alcanzado en el Consejo en torno a los ejes fundamentales de la reforma. Según explicó el comisario Fischler, sólo Portugal ha votado en contra.

Un saldo positivo para España

Cañete ha explicado al detalle el saldo que arroja la reforma, con un "margen bruto" favorable a España de 1.652 millones entre 2005 y 2013. A su juicio, permitirá mantener la actividad agraria en todo el territorio y en todos los sectores", como pasó a desglosar. Defendió que los cambios en el sector del arroz aportarán 698,4 millones; en frutos secos, 617,4 millones; en prima especial para el vacuno, 39,6, y en leche, 1.582 millones. Los cambios en el sector de forrajes costarán al sector agrícola español 409,5 millones, y los del trigo duro, 85,1 millones. La "modulación" detraerá 1.038 millones de la subvenciones

comunitarias a los agricultores españoles, pero aportará 1.346 millones por la vía de proyectos de desarrollo rural.