AVE

Cascos dice que el AVE no se abrirá sin garantías de seguridad

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, eludió ayer fijar una fecha para la inauguración del AVE Madrid-Lleida que ya acumula medio año de retraso. Tras una comparecencia en el Congreso de los Diputados afirmó: 'No puedo dar una previsión del plazo para el inicio de la explotación de la línea, porque desconozco si el GIF ha acordado con la UTE Ansaldo-Cobra nuevas fechas para dar por subsanadas las anomalías que contempla la red y que están evitando su explotación'.

El ministro reiteró que el ente público de infraestructuras ferroviarias descarta establecer un nuevo calendario hasta que no estén subsanadas todas las deficiencias detectadas en el sistema de señalización de la línea y que se pusieron de manifiesto en la reunión que mantuvo este organismo con la empresa contratista a principios de junio.

Ante el continuo retraso por parte de Ansaldo-Cobra en la puesta en marcha del sistema de señalización, que en primera instancia tenía que haber estado operativo en diciembre de 2002 y, en un segundo compromiso, debía estar listo el pasado día 31 de mayo, Álvarez-Cascos se mostró escéptico de que la empresa contratista cumpla los nuevos plazos que se fijen para las pruebas y la explotación de la línea. Por último, afirmó que, una vez entre en funcionamiento el AVE Madrid-Lleida, 'las reclamaciones como consecuencia de las previsiones contractuales se tendrán que resolver en su momento oportuno, ya que lo prioritario es que la instalación sea entregada de forma válida'.

Los reiterados retrasos en la puesta en funcionamiento del AVE de Madrid a Lleida se producen a pesar de que el sistema de seguridad que se pretende poner a punto sólo permite velocidades máximas de 200 kilómetros por hora, lejos de los 300 y 350 kilómetros para los que se había diseñado la línea en el proyecto inicial del GIF, lanzado hace más de seis años.

Este diario informó ayer que consorcio italo-español Ansaldo-Cobra ha manifestado al GIF la necesidad de aplazar hasta el 31 de julio la puesta a punto del sistema de señalización de la vía para superar las 52 deficiencias de seguridad que detectaron en mayo. En este escenario la puesta en explotación de la línea se producirá como pronto en otoño y se echará a perder la temporada alta de verano.

Siemens renovará la línea de Sevilla

El consejo de administración de Renfe adjudicó ayer a Siemens el contrato de instalación de un sistema de comunicaciones por radio móvil digital GSM-R en la línea del AVE Madrid-Sevilla por un importe de 4.074.352 euros. En concreto, se ocupará de hacerlo en el tramo entre Madrid y Puertollano (Ciudad Real), con un plazo máximo de seis meses para la ejecución de las obras.

Con el cambio del sistema de comunicaciones de esta línea de alta velocidad, Renfe persigue homogeneizar los sistemas de comunicaciones de esta línea con los que contará la nueva línea, que unirá Madrid-Zaragoza y Lleida.

El nuevo sistema de comunicación permitirá el intercambio de voz y datos entre un puesto central y los maquinistas de los trenes que circulan por la vía, mientras que el que actualmente se utiliza en el AVE a Sevilla para intercambiar mensajes entre los trenes y los puestos de mando centrales, el llamado Tren Tierra, es analógico.

Según Renfe, el sistema de radio móvil digital GSM-R dispone de mayor cantidad de canales y, 'en el futuro, permitirá la implementación del nuevo sistema de gestión y control del tráfico ferroviario ERTMS'. Este sistema, junto con el GSM-R son herramientas estándares para la gestión ferroviaria en Europa y, para asegurar la posibilidad de comunicación y operaciones en distintos países, serán de obligado cumplimiento en la red europea de alta velocidad.