Trenes

La apertura del AVE se aplaza a otoño al persistir los problemas de seguridad

El AVE Madrid-Lleida seguirá varios meses más cerrado al público. El sistema de señalización y control de la circulación sigue sin estar a punto y Ansaldo-Cobra, el consorcio encargado de suministrar e instalar los equipos, ha solicitado un nuevo aplazamiento para completar su trabajo.

Tras incumplir la última fecha comprometida para poner a punto el sistema, el pasado 31 de mayo, el nuevo calendario asegurado por escrito por estos proveedores para resolver todas las anomalías pendientes es el 31 de julio, según fuentes cercanas a este consorcio empresarial.

Este nuevo cronograma de trabajo propuesto por el grupo italo-español para superar las 52 deficiencias detectadas en mayo ha sido remitido por Ansaldo-Cobra recientemente, y en él se incluyen varios hitos de ejecución gradual de los trabajos. Fuentes oficiales del GIF y Ansaldo han declinado confirmar la existencia de este nuevo documento.

En todo caso, en el ente público persisten las dudas sobre el cumplimiento efectivo del nuevo compromiso anunciado por Ansaldo-Cobra dado el rosario de incidentes que arrastra el proyecto, adjudicado a este consorcio por el ex ministro Rafael Arias-Salgado y bloqueado y ratificado después por su sucesor, Francisco Álvarez-Cascos.

Hay que recordar, en todo caso, que el sistema de seguridad que se trata de poner a punto sólo permite velocidades máximas de 200 kilómetros por hora, muy lejos de los 300 y 350 kilómetros que debería permitir la línea en su fase inicial y final según el proyecto inicial del GIF, lanzado hace más de seis años.

Mientras se resuelve el correcto funcionamiento del sistema que será el cerebro de la línea todavía persisten algunos problemas de geometría de la vía y de puesta a punto de la catenaria, según distintas fuentes, pero unos y otros se consideran solucionables en las seis semanas que faltan para que venza el nuevo compromiso de los italianos, según fuentes cercanas a Renfe.

Cumpla o no Ansaldo-Cobra con esos nuevos plazos, en Renfe se considera prácticamente perdida la posibilidad de explotar la nueva línea en la temporada alta de verano. Y es que una vez recibida formalmente la obra ejecutada por Ansaldo-Cobra, la operadora tendrá que realizar sus pruebas de circulación y la puesta a punto del servicio. Además se considera comercialmente inadecuado realizar un profundo cambio de la oferta comercial en el nuevo corredor en pleno periodo punta de tráfico.

El servicio convencional, colapsado por las obras

Fomento y el GIF se muestran incapaces de solventar los problemas de seguridad para la puesta en marcha del nuevo AVE y van de aplazamiento en aplazamiento en la fecha de inauguración. Pero, además, la situación de provisionalidad está afectando de lleno a los servicios convencionales que el operador ferroviario, Renfe, presta en la línea convencional entre Madrid, Zaragoza, Lleida y Barcelona.

Clientes asiduos de este servicio se quejan de que, en el último año, los trenes Talgo Pendular e Intercity que realizan estos servicios acumulan retrasos promedio de una hora sobre un trayecto, entre Madrid y Barcelona, que se cubre entre seis y siete horas.

Los viajeros se quejan de que el trayecto por la vía antigua se ve alterado por continuas detenciones del tren, sobre todo en aquellos tramos en los que la infraestructura nueva, en obras, corre paralela a la antigua.

La situación está produciendo un elevado índice de reclamaciones, así como un significativo descenso en el número de pasajeros. La situación, además, tienen un elevado coste para la compañía, ya que está teniendo que indemnizar a los viajeros que reclaman por los retrasos.

Durante varias semanas la explotación del servicio convencional fue caótica porque las obras de la nueva estación de Delicias en Zaragoza obligaba a transbordar a los pasajeros en autobuses.

Los viajeros de Renfe también se quejan de la situación del servicio convencional entre Córdoba y Málaga, en la prolongación de la línea de AVE Madrid-Sevilla, donde el GIF también está realizando importantes obras.