Compra

Gamesa comprará en España empresas de electrónica para completar su grupo eólico

El grupo Gamesa completará la base fabril de su división eólica, integrada en Gamesa Eólica, con la compra de empresas españolas del sector electrónico. A la corporación vasca le interesan en concreto los fabricantes de sistemas electrónicos de control y potencia. Gamesa, desde que apostó por el negocio eólico como el eje de su actividad futura, por delante de su división aeronáutica, ha emprendido una carrera para liderar este mercado mundial de energías renovables. De momento ocupa el tercer puesto en el ranking planetario, posición a la que llegó tras la adquisición a Endesa de su filial eólica Made.

En esta apuesta por los negocios relacionados con el viento, Gamesa Eólica se ha empeñado en un proceso de mejora tecnológica continua, basada en una estructura industrial integral. La compañía produce casi todos los equipos clave en la industria eólica (aerogeneradores, torres, palas, etcétera) y lo hace con tecnología propia, después de que rompiera su vínculo con la multinacional danesa Vestas. El acuerdo limitaba su actividad al mercado nacional.

Para completar esa estructura integral, a Gamesa le falta entrar en el sector electrónico, en los citados segmentos de control y potencia, en los cuales sólo opera ahora en actividades de ingeniería en el primero de ellos. Gamesa Eólica se plantea llegar a acuerdos con algunos proveedores, para que se conviertan en suministradores exclusivos, y sobre ese vínculo, desarrollar proyectos tecnológicos conjuntos. La última fase de esta unión sería la compra del proveedor-socio por parte de Gamesa.

El grupo vasco ha tenido un desarrollo espectacular en sus negocios eólicos desde que inició esta actividad, en 1994. Al año siguiente vendió 18 aerogeneradores, y siete ejercicios después, en 2002, ha colocado 1.050 unidades en el mercado, con una potencia global instalada de 950 MW. Gamesa Eólica, que factura casi 600 millones con 1.400 trabajadores, tiene 13 fábricas y el 15% de la cuota mundial. Espera que el sector crezca un 20% cada año.