Empleo

Trabajo mantendrá en 2004 el actual programa de bonificaciones a la contratación estable

Los empresarios podrán contar un año más en 2004 con las actuales ayudas a la contratación estable de determinados colectivos. Lo que empezó en 1997 como unas ayudas coyunturales para impulsar el empleo indefinido se está convirtiendo en un incentivo estructural en la contratación estable española.

El Gobierno ha vuelto a rechazar para la elaboración los Presupuestos Generales de 2004 la petición empresarial de rebajar de forma generalizada las cotizaciones sociales. Como alternativa, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales tiene previsto mantener el próximo año el actual modelo de bonificaciones vigente este año y para los mismos colectivos.

Así, en 2004 volverá a ser más barata la contratación indefinida de mujeres desempleadas entre 16 y 45 años, mujeres subrepresentadas en los sectores donde van a ser contratadas, parados mayores de 45 años, desempleados a los que les reste un año o más de percepción de la prestación o el subsidio y otros colectivos como los perceptores del subsidio agrario, de la renta activa de inserción o parados en situación de exclusión social.

Quedan fuera de estas ayudas el grupo de jóvenes, varones, desempleados de entre 16 y 30 años cuya contratación fija había estado bonificada hasta 2001.

La retirada de esta ayuda, al tiempo que se ampliaban las bonificaciones a todo el colectivo de mujeres desempleadas, ha tenido efectos claros sobre el tipo de contratación. Así, el número de contratos fijos bonificados hechos a jóvenes se ha reducido a la mitad, pasando de 314.715 en el año 2000 a 139.234 en 2001 y 145.905 el pasado año.

El nuevo panorama de bonificaciones ha tenido además otros efectos. El más llamativo ha sido el aumento constante de las conversiones de contratos temporales en fijos. La bonificación a estas conversiones estipulada en 1997 desapareció en 2000, pero el Gobierno la recuperó un año después. Al amparo de esta ayuda se hicieron en 1999 un total 410.329 conversiones de temporales en fijos, pero al retirarla, dichas transformaciones de contratos se redujeron a la mitad (219.626) y los empresarios pasaron a realizar contratos indefinidos iniciales también bonificados, que aumentaron un 12%.

Sin embargo, la restitución de las ayudas a la conversión ha disparado esta modalidad hasta los 472.600 en 2001 y 539.754 en 2002. Al tiempo, se ha reducido la contratación indefinida inicial. Esto demuestra que el incentivo principal por el que se guía el empresario es, sin duda, la rebaja del coste laboral, pero una vez que se les da a elegir, abogan por hacer indefinidos a los trabajadores temporales que ya están en la empresa.

Desde 1997 estas bonificaciones han rebajado en 10.600 millones de euros el coste laboral de las empresas. En 2003 se aprobó destinar 1.869 millones de euros.

El PSOE quiere rebajar la cuota de todos los fijos

El PSOE considera que el actual sistema de ayudas selectivas, sólo para la contratación de determinados colectivos de difícil integración laboral, está agotada. Aseguran que los colectivos susceptibles de bonificar se están terminando y para ello se apoyan en el hecho de que 2001 y 2002 ya se hicieron más contratos indefinidos ordinarios (no bonificados) que fijos incentivados. Esto es cierto pero hay que añadir el grueso de conversiones de temporales en fijos, que es donde se están concentrando estas ayudas. Los socialistas creen que esto es también negativo, porque estimula el contrato temporal como modalidad de entrada en la empresa. Como solución, el PSOE propone que se rebaje un punto las cotizaciones de todos los fijos.

Trabajo descarta esta opción porque calcula que supondría una merma de 2.200 millones de euros anuales. A falta de esta rebaja generalizada, la patronal defiende las ayudas vigentes y CC OO cree necesario reordenar los colectivos bonificados, porque ahora son demasiados y esto desvirtúa el objetivo de integración de las ayudas.