El pacto prevé ampliar los planes industriales conjuntos

Repsol YPF y Gas Natural prevén ahora, una vez cerrado el difícil pacto de accionistas, desarrollar programas industriales conjuntos, algunos pendientes desde hace casi tres años. Según medios consultados, existen todavía muchas sinergias entre las dos compañías que pueden beneficiar a ambas y que quedaron aparcadas por antiguas divergencias. Entre esos planes no materializados está la creación de una sociedad mixta destinada al trading de petróleo y gas.

Las líneas empresariales estratégicas de la compañía gasística forman parte, después del acuerdo anunciado ayer, de las competencias de la comisión ejecutiva del consejo de administración, por lo que están asegurados los intereses de las dos partes implicadas. Repsol ya cedió a Gas Natural parte de sus activos de generación eléctrica, como figuraba en los pactos anteriores, entre ellos, el proyecto de central de ciclo combinado de Cartagena.

La empresa que preside Alfonso Cortina intenta, por su parte, asegurarse el suministro, como ya lo ha hecho con la central de Cartagena.

No encorsetar

El pacto da al consejero delegado 'todas las competencias en la gestión y la ejecución de los acuerdos tomados por el consejo de administración'. Asimismo, tendrá capacidad de decisión sobre la política comercial y financiera.

Pero dado que las decisiones estratégicas deberán tomarse por consenso, ambos socios quieren evitar que la compañía quede demasiado encorsetada en su gestión. Y más dado que Gas Natural tendrá que tomar medidas muy trascendentes, tanto en el crecimiento exterior -en Grecia o Italia- como en el mercado interior. Gas Natural cuenta con una estructura financiera muy saneada, pero precisa de operaciones que le permitan proyectarse, según algunos analistas.

No obstante, Brufau ha reiterado que ahora la compañía se centrará en el crecimiento orgánico en gas y en electricidad, a través de sus propios planes.