Banca

La recuperación de los mercados resucita al sector financiero europeo

Desde los mínimos marcados el 12 de marzo, el Euro Stoxx 50 ha subido el 34,7%. El sector financiero ha sido el principal motor del mercado, al colocar a siete valores entre los 10 mejores de este índice. La mejora de las cotizaciones ha venido de la mano de la mejor percepción de los expertos sobre uno de los sectores más castigados por las últimas oleadas bajistas.

En poco más de tres meses, el Commerzbank, el tercer banco alemán, ha multiplicado su precio por dos, la aseguradora suiza Swiss Life gana el 250% y Royal & Sun Alliance, el 142%. Eso, después de desplomes que superaron el 50% en compañías como Allianz o el Hypovereinsbank. El sector financiero europeo, con volatilidades dignas de los clásicos chicharros de la Bolsa española, se ha convertido en el motor de la recuperación, ayudado por la primaveral mejoría del tono bursátil y el apoyo de los analistas.

En España, la pauta la marcan los dos grandes, el BBVA y el Santander, pues el resto de las entidades tiene perfil doméstico y defensivo. El Santander sube el 54%, gracias a la estabilidad en Brasil, y el BBVA, el 34,8%. Son los artífices de la recuperación (un 26,7%) mostrada por el Ibex, seguidos por Telefónica, que en el periodo sube el 31%.

La semana pasada los analistas de Goldman Sachs elevaban la recomendación sobre el sector. Citaban como argumentos las perspectivas de un mayor crecimiento económico en la zona euro en 2004 y la tendencia del mercado a asumir niveles de riesgo. Tras dos años de caídas de beneficios, los expertos señalan que pueden llegar, por fin, buenas noticias desde las finanzas.

Otro de los aspectos que ayudará al sector, según los analistas, es la paulatina mejora de la calidad crediticia en Europa. Durante las caídas bursátiles registradas en el mes de octubre de 2002, el temor a una crisis crediticia tumbó las cotizaciones de la banca, especialmente la alemana. Aunque las perspectivas sobre este país están igual o peor, los impagos de deuda remiten y el diferencial de tipos entre la deuda de menos calidad y el bono de referencia se ha reducido. Esto quiere decir que el mercado no espera que los préstamos se dejen de pagar.

Las aseguradoras, por su parte, también se vieron severamente castigadas por la crisis. La fuerte caída de las Bolsas provocó la depreciación de las carteras de activos de estas compañías. Las empresas tuvieron que vender acciones para que las caídas de la Bolsa no pusiesen en peligro su solvencia financiera, lo que aceleró estas caídas y agravó la crisis. La recuperación de los mercados ha aliviado la presión sobre el sector, y prueba de ello es que Allianz y Munich Re hayan subido un 80%.

La bajada de los tipos de interés y la subida del euro son, en teoría, dos factores negativos para el sector. Una estrecha los márgenes de intermediación y la otra reduce los beneficios generados en Estados Unidos u otras zonas donde la moneda de referencia es el dólar.

No obstante, analistas como los de Citigroup señalan que el cambio de enfoque de los mercados, más pendientes ahora de los tipos de interés, ha beneficiado de forma significativa al sector financiero.

El dinero se moverá, considera Citigroup, hacia aquellos sectores de carácter más cíclicos o con balances menos sólidos. La evolución de las finanzas en los últimos años ha convertido a bancos y aseguradoras en valores volátiles y muy dependientes de las condiciones de mercado. Acciones con beta alta, como lo llaman los expertos. Eso significa que son los que más suben cuando la Bolsa gana y los más castigados en los días de caídas.

Banca de inversión

Los expertos de Credit Suisse, por su parte, ponen el acento en la revitalización de las fusiones y adquisiciones. En lo que va de año, el monto de estas operaciones es un 53% superior al registrado en el mismo periodo de 2002.

Más que el efecto en sí de esta actividad, Credit Suisse considera que es una buena señal para el conjunto de la banca de inversión. La entidad suiza, que es un banco de inversión, aconseja precisamente apostar por este tipo de bancos frente a aquellos otros de perfil más comercial.

La banca mediana española apenas aprovecha el rebote y el tirón de la opa del Zaragozano

La opa lanzada por Barclays sobre el Banco Zaragozano no ha desatado expectativas de nuevas operaciones. Otras operaciones, como las de Terra, NH Hoteles y Metrovacesa, han animado a compañías de mediana capitalización. Pero no en la banca. El Banco Pastor ha sorprendido al mercado en las últimas sesiones con una subida del 15,38% en siete jornadas. No obstante, la subida, que no vino acompañada de un aumento significativo del volumen de negocio, se ha desinflado, y en los dos últimos días la acción retrocede el 12,8%.

La oferta de Barclays se hizo pública el 8 de mayo. Desde entonces el Ibex 35 ha subido un 10%, mientras el índice bancario de la Bolsa de Madrid ha ganado el 12,11%. Dos valores destacan, eso sí, dentro de la banca mediana. El citado Banco Pastor ha avanzado el 18,77% y el Banco de Valencia, el 14,33%. Pero en este mismo periodo el Santander gana el 17,86% y el BBVA, el 13,71%.

Bankinter ha ganado tanto como el Ibex 35, mientras el resto del sector se ha quedado atrás. El ruido de movimientos accionariales en el sector de la banca media se apagó hace ya varios meses, y el Zaragozano era el banco que protagonizaba la mayor parte de los rumores.

Por otra parte, el carácter doméstico y centrado en la banca minorista de estas entidades les ha restado atractivo a ojos del mercado, que busca un perfil más agresivo en un periodo marcado por la recuperación. Lo que ofrecen el Santander y el BBVA gracias a América Latina.