Fusión

Los consejos de ACS y Dragados aprobarán la fusión en julio

ACS prevé que su consejo de administración y el de su participada Dragados aprueben en los primeros días del próximo mes de julio el proyecto de fusión de ambas empresas y la ecuación de canje de acciones por la que se llevará a cabo, con el fin de cerrar la integración de las dos compañías a finales del presente ejercicio o comienzos de 2004. Las juntas de accionistas respectivas para decidir sobre la operación podrían realizarse en otoño.

Previamente, a finales de este mes, según el calendario anunciado ayer por el presidente de ACS, Florentino Pérez, los bancos de negocios contratados por ambas empresas remitirán los estudios de valoración y las respectivas propuestas de canje.

Lazard y Merril Lynch trabajan como asesores de ACS, mientras que Salomon y Goldman Sachs lo hacen para su participada Dragados, en la que actualmente controla el 33,5% del capital.

ACS 22,18 0,59%

El grupo resultante será 'el indiscutible líder del sector de la construcción y los servicios' en España tanto por beneficios como por capitalización bursátil y uno de los 'principales referentes' en el resto del mundo, según aseguró el presidente de ACS durante su intervención en la junta general de accionistas de la compañía.

La nueva empresa facturará 10.800 millones de euros, según la suma de los ingresos estimados de las dos sociedades a finales de 2003, y alcanzará una capitalización bursátil de 4.300 millones de euros, lo que la situará entre los 15 primeros valores del Ibex y con 'muchas posibilidades de formar parte de los principales índices europeos'.

Además se convertirá en una de las primeras empresas de España por número de trabajadores, con una plantilla de 92.000 empleados, y estará presente en un total de 50 países 'de todos los continentes'. El negocio en el exterior proporcionará el 20% del total de la facturación.

En cuanto a la estructura del nuevo grupo, previsiblemente conservará el nombre ACS y se organizará como un holding en el que Dragados será la cabecera de la rama de construcción. Esta actividad tradicional continuará generando la mitad de la facturación de la compañía, 5.300 millones, según las cifras conjuntas de 2003.

Los servicios -desde tratamiento de residuos urbanos, hasta transporte y gestión medioambiental, entre otros- aportarán otro 21,2% (2.300 millones) y la rama industrial -energía, sistemas de control y telecomunicaciones-, el 29,6% restante (3.200 millones de euros).

En cuanto a la estabilidad accionarial del grupo, Pérez confirmó el interés de Alberto Cortina y Alberto Alcocer por comprar la participación del 5% de Banco Zaragozano, pero descartó que esta transmisión pueda alterar el calendario o el proceso de fusión con Dragados.

ACS reitera su interés en mantener la participación en el operador de telefonía móvil de tercera generación (UMTS) Xfera ante la 'optimista' perspectiva que, en su opinión, supone el aumento de la confianza en el sector y los cambios regulatorios.

No obstante, el arranque comercial del operador tendrá lugar 'no sólo cuando la tecnología se ponga en servicio comercialmente, previsiblemente a finales de 2004, sino cuando el negocio tenga un planteamiento viable'.

De igual forma, Pérez descartó la posibilidad de deshacerse del 20% de Dragados en Urbis, una participación que calificó de estratégica.

En el transcurso de la junta, el presidente avanzó que el beneficio atribuido crecerá este ejercicio entre el 20% y el 25% y la cifra de negocio, entre el 10% y el 15%.

Respecto al conflicto entre el Ministerio de Fomento y el consorcio Ansaldo y Cobra sobre los problemas de señalización del AVE, Florentino Pérez desvió la responsabilidad hacia el grupo italiano: 'Ellos son los tecnólogos, nosotros sólo el instalador'.