Moda

La moda española busca luz tras la sombra de Zara

Hay vida en la moda española más allá de los precios y la variedad Zara, de las arrugas de Adolfo Domínguez o los estampados de Sybilla? Diseñadores, empresas y Gobierno se han unido para mostrar a la sociedad que la respuesta es sí y poner de manifiesto la pujanza de un sector que mueve 25.000 millones al año y que representa el 6,6% del gasto familiar.

Y no sólo eso. El Gobierno quiere, además, convencer a su vez a los demás países del entorno de las excelencias de la moda española, con el fin de proyectar 'una imagen sólida y brillante de la industria'. El otro objetivo no escondido es incrementar la venta a otros países. Es decir, se pretende convertir la modernidad en algo más que tendencias o diseño: en negocio.

Las cifras avalan el intento. España supone en la actualidad el 10% de la producción de la Unión Europea. Sin embargo, sólo copa el 6% de las exportaciones, por detrás de Italia -líder arrollador con un 40% del total-, Francia, Alemania y Reino Unido. Para ello, la industria ha de combatir, además, contra una menor tradición en comparación con países como Italia o Francia, o la polarización de una industria en dos centros de poder: Madrid y Barcelona, Cibeles y Gaudí.

INDITEX 21,98 0,46%

Una de las piedras para cimentar esa tradición será la la exposición Tras el Espejo. Moda Española, que se podrá visitar hasta el próximo 29 de septiembre y para cuya apertura ayer contó con la presencia del vicepresidente segundo y ministro de Economía Rodrigo Rato. Esta muestra ha sido organizada por la Sociedad Estatal para el Desarrollo del Diseño y la Innovación -del Ministerio de Economía- y el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

En el acto, Rato manifestó su deseo y el del Ejecutivo de 'convertir a España en un referente del sector', y explicitó un compromiso económico cifrado en 48 millones del presupuesto anual, buena parte de los cuales se invierte en el Plan Global de la Moda, que recoge iniciativas como esta exposición.

Pero la moda no sólo ha de traer dinero por sí misma. También ha de convertirse en un escaparate. Al igual que los clubes de fútbol contratan a sus estrellas no sólo para que marquen goles, sino también para que vendan camisetas, el Gobierno espera que la moda sirva para vender una economía moderna, desarrollada y a la vanguardia. Por ello señalaba ayer el ministro que la 'internacionalización de la moda española es un instrumento muy poderoso para crear una imagen de marca de España' y lograr 'la salida al exterior de la economía española'.

Este mismo objetivo será el que perseguirá otro de los proyectos anunciados ayer por Rato. El Gobierno pondrá en marcha antes de agosto un portal en Internet que servirá al propósito de transmitir la 'imagen actual' de esta industria de la moda en España. En la web se ofrecerá información sobre las pasarelas Cibeles y Gaudí, los creadores nacionales, el conjunto de la oferta industrial española en el sector y las oportunidades de negocio.

La moda, en el espejo

Sin embargo, el plan más ambicioso de los planteados por el Plan Global de la Moda es la muestra inaugurada ayer, que reúne cerca de 400 piezas representativas que abarcan desde la confección, al calzado, la joyería o la bisutería.

Además, la muestra, puesta en escena por el cineasta Gonzalo Suárez, recoge hitos del diseño como trajes de Salvador Dalí, Fortuny, Balenciaga, Pertegaz, Rabanne o zapatos desde las chirucas hasta los Camper, y recoge las últimas tendencias en materiales y nuevas tecnologías. La muestra sigue el hilo conductor de los espejos para mostrar que no sólo hay vida en la moda española detrás de Inditex, también hay negocio.

El 6% de las bodas mundiales habla español

El Ministerio de Economía apoyó ayer con cifras su objetivo de 'proyectar una imagen sólida y brillante' de esta industria. En la actualidad, son 500.000 las personas que trabajan en el sector, el 3% del empleo global y el 8% del empleo industrial, según los datos facilitados por el Centro de Información Textil y de la Confección. Cada año, este negocio mueve 25.000 millones, el 10% de la producción de la UE.

Una de cada diez industrias españolas se dedican a la moda, que venden sus prendas a través de los más de 76.000 comercios detallistas. Estas tiendas ganan dinero gracias a que cada español se gasta de media 625 euros al año y destina el 6,6% de los gastos familiares a este tipo de artículos.

No todo se queda en casa. España exporta 5.600 millones al año, una cifra que se ha cuadruplicado en la última década. Este volumen supone el 6% de las exportaciones de la UE. pero donde España es realmente fuerte en el calzado, sector en el que nuestra industria es la tercera del mundo y la segunda de Europa. El 70% de la producción se vende en el extranjero, a razón de 140 millones de pares cada año. Para mantener estas cifras, cada año se fabrican en España medio millón de pares de zapatos.

Pero hay otro sector en el que España es una verdadera potencia. Nuestro país es el segundo exportador mundial de trajes de novias, lo que hace posible que cada año el 6% de las mujeres que contraen matrimonio en el mundo lo hagan enfundadas en un vestido español.