Balance

El plan de reducción de costes permitió a Vivendi reducir un 60% las pérdidas hasta marzo

Vivendi Universal (VU) ha asegurado hoy que la marcha de su negocio francés de telefonía y el recorte de empleos en su división de televisión de pago dieron su fruto y posibilitaron reducir las pérdidas del segundo grupo mundial de medios de comunicación a 319 millones, un 60% menos que en el primer trimestre de 2002. La deuda también ha mantenido similar trayectoria desde 2002, que le permitió reducirla de 35.000 millones en junio de 2002 a los 14.000 millones de mayo.

El grupo logró un beneficio operativo de 844 millones, un 6% menos, incluyendo 475 millones procedentes de Vivendi Environnement, renombrada como Véolia Environnement, y retirada de la contabilización del grupo. Su cifra de negocio alcanzó los 6.232 millones, un 57% menos en ventas registradas en el mismo periodo del año anterior.

La mejora del resultado de explotación del conjunto del grupo, a pesar del retroceso en sus activos estadounidenses

VU Entertainment, VU Games y Universal Music, se explica por el buen comportamiento de Cegetel y de Maroc Télécom, la recuperación del equilibro de Canal+ en sus resultados de explotación y la mejora de otros focos de pérdidas como Internet. Esta evolución responde a la adquisición por

4.000 millones del 26% de Cegetel y diversas cesiones realizadas por Vivendi en 2002 y en 2003, así como las

distintas operaciones de reestructuración de la deuda.

Sectores

El negocio de telefonía galo Cegetel-SFR facturó 1,78 millones, un 4% más y registró un resultado operativo de 465 millones, un 30% más. Canal+, con unas ventas de 1.100 millones, elevó el suyo a 158 millones, desde pérdidas de 68 millones, y facturó un 3% más.

Por otra parte, la cifra de negocio de la división de música cayó un 19%, hasta 1.100 millones, con una pérdida de explotación de 28 millones, frente a un beneficio de 27 millones de un año antes.

Mejoras previstas para este año

Vivendi ha confirmado sus previsiones operativas para el conjunto de 2003, pese "al impacto negativo" de la bajada del dólar ante el euro. El grupo sigue previendo para este ejercicio un crecimiento "muy fuerte" de su resultado de explotación y una mejora "fuerte" de su flujo de caja operacional, así como la vuelta a los beneficios si se excluyen los elementos excepcionales y la amortización de

sobrevaloraciones de activos.