Suministro eléctrico

La gran industria teme un verano de apagones tras los cortes de ayer

Las inversiones en generación y transporte eléctrico iban a terminar con los problemas de suministro de años y meses pasados. Pero no ha sido así. Ayer y anteayer la crisis volvió a aparecer por las averías y paradas de varias centrales del sur y Levante. Y grandes empresas industriales, con cláusulas de interrumpibilidad que les permiten reducciones en tarifas, fueron las afectadas; ahora están preocupadas ante la posibilidad de que los cortes se repitan este verano. Ayer Red Eléctrica de España (REE), que actúa como gestor técnico del sistema, volvió a limitar el consumo de esas empresas industriales en Andalucía y Extremadura.

La avería más importante fue la registrada en la nuclear de Cofrentes (Valencia), que no está operativa desde el pasado lunes, y que alargará esta situación hasta el domingo. Pero, según Iberdrola, a lo largo de la semana, la ausencia de la central no había provocado ningún tipo de problema en el suministro eléctrico en la Comunidad Valenciana, ya que se cubrían las necesidades con la aportación que realizaban al sistema otros puntos de generación. No obstante, anteayer la situación cambió.

Fuentes de esa eléctrica negaron cualquier responsabilidad en el problema ocurrido el jueves, al tiempo que se posicionaban en el lado de los afectados por la decisión de Red Eléctrica de España (REE) de hacer valer las cláusulas de interrumpibilidad. 'El problema no surge porque Cofrentes esté parada; este tema está comunicado con tiempo a REE, sino porque las empresas que se comprometieron a cubrir ese déficit no lo hicieron, y sin previo aviso', señaló una fuente de Iberdrola.

En la Comunidad Valenciana se tuvo que recurrir a la cláusula de interrumpibilidad de Alcoa, Cemex, Air Liquid, Lafarge Asland, Oxígeno y Siderurgia del Mediterráneo. Para Cemex, una de las empresas implicadas, 'estas medidas no deben servir para compensar un desequilibrio coyuntural permanente'.

En concreto, fueron cuatro las plantas de la cementera que tuvieron que parar durante tres horas. Javier Merle, director de energía y medio ambiente de Cemex, señaló que si bien esa cláusula les expone a este tipo de medidas, éstas no pueden convertirse en una situación común.

'Este tipo de contrato debe servir para situaciones puntuales, pero no debe ser un vehículo para compensar un desequilibrio coyuntural permanente', señaló Merle, que puso énfasis en la necesidad de incrementar la producción energética en España con la puesta en funcionamiento de más centrales. 'El problema es que en la actualidad la generación en España está muy próxima al consumo', añadió.

'Desde la Navidad de 2001 no vivíamos una situación similar, y nos preocupa, porque nos han comunicado que la semana que viene puede repetirse', destacó Merle, que calificó de cuantiosas las pérdidas que se ocasionan con una parada de este tipo. 'Tenemos que parar toda la cadena de producción y hay que reducir al mínimo la potencia de los hornos, que no se pueden apagar del todo, pero que hay que dejar a una temperatura con la que no pueden realizar sus función', explica el responsable de Cemex.

Y en Andalucía fueron principalmente las industrias aglutinadas en torno a los polos químicos de Huelva y el Campo de Gibraltar (Cádiz) las más afectadas por la aplicación de la cláusula de interrumpibilidad del suministro decidida por REE. Empresas como Atlantic Copper y Fertiberia en el polo químico onubense, Acerinox en el Campo de Gibraltar, o Siderúrgica Sevillana se hallaban entre las afectadas.

Fertiberia también tuvo que parar anteayer tres horas en virtud de la aplicación de la cláusula por parte de REE. Es la primera vez que esta compañía se ve afectada por esta medida en lo que va de año. Pese a que el portavoz de la empresa reconoce 'cierto trastorno' en el proceso productivo, asegura que la compañía tiene asumido el riesgo.

Cortes prolongados

Por su parte, un portavoz de Sevillana-Endesa afirmó que la decisión se tomó por una parada de la central nuclear de Cofrentes, propiedad de Iberdrola. Ese problema conllevó la no disposición de un enorme caudal de suministro, lo que unido a la alta demanda por el calor, llevó a Endesa a activar la cláusula de interrumpibilidad por temor a una parálisis de la red a nivel nacional.

Por otra parte, el consejero andaluz de Empleo, José Antonio Viera, señaló que un total de seis centrales eléctricas de Endesa, cinco de ellas en Andalucía, estaban paradas el jueves. Estas instalaciones son la de ciclo combinado de San Roque (Cádiz), la térmica de Los Barrios (Cádiz), Puente Nuevo (Córdoba), dos grupos hidráulicos de Sevilla, otro del Tajo y un sexto grupo de Ciudad Real.

Además, los cortes de suministro anteayer también los padecieron empresas que no han suscrito cláusula de interrumpibilidad. Los cortes afectaron a más de un tercio de la ciudad y en algunos casos se prolongaron entre las 17 horas del jueves y las 6 de la mañana del viernes.

Una de las empresas afectadas fue Heineken España, líder cervecero español. La alteración afectó al centro de procesamiento de datos (CPD) de la empresa, cuyos técnicos evalúan el alcance de las pérdidas.

Averías y revisiones mal programadas

Las averías de varias centrales, en las que puede tener influencia un insuficiente mantenimiento de las instalaciones, y las paradas programadas fueron algunos de los factores que provocaron anteayer una nueva crisis en el suministro eléctrico. Fuentes del sector reconocen que posiblemente no se deban programar las paradas de revisión de las centrales del sur y Levante en junio.

Y más, se añade, cuando el transporte de electricidad desde el norte al sur no permite solucionar grandes problemas de suministro. Respecto al mantenimiento se señala que no es lo mismo tener 200 personas para controlar una gran central nuclear que 80, como es el caso de Cofrentes.

Por otro lado, desde los grandes consumidores industriales se rechazaba que la interrupción de anteayer sólo haya sido parcial. Las empresas mantuvieron un mínimo de suministro, ya que lo contrario habría creado más problemas a REE por la energía reactiva. Y ayer la demanda de energía eléctrica volvió a marcar, a las 12.51 horas, un nuevo máximo histórico de verano, con 34.240 megavatios.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Socialista ha pedido la comparecencia del presidente de Red Eléctrica de España (REE), Pedro Mielgo, en el Congreso para que explique 'si está garantizado el suministro eléctrico a lo largo del presente año', según el escrito del PSOE.

Mielgo manifestó ayer que la situación del equipo generador mejoró, 'aunque finalmente ha sido necesario recurrir de nuevo a la interrumpibilidad'.