Unión Europea

El Parlamento Europeo amplía la libertad de elección de regulador

La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo aprobó ayer el proyecto de directiva que regulará la publicación del folleto informativo para la emisión de bonos o valores. La comisión ha respaldado en gran parte el texto aprobado por los ministros de Economía y Finanzas de la UE, pero ha rebajado sensiblemente el umbral necesario para que las empresas puedan elegir la autoridad bursátil que supervisará la emisión de deuda.

Los parlamentarios también han reducido las cargas administrativas para las pequeñas y medianas empresas y han elevado de 50 a 100 millones de euros la emisión exenta de la obligación de publicar un folleto de carácter europeo.

En inglés

El espinoso asunto del idioma en que deberá publicarse el folleto se ha esquivado con una referencia al lenguaje 'que se habitual en la esfera financiera internacional', una pretendida ambigüedad para no mencionar expresamente el inglés.

El proyecto de directiva aspira a armonizar las normas del folleto informativo, para que la publicación sea válida en todos los países de la Unión Europea. El Parlamento Europeo espera aprobar el texto en la próxima sesión plenaria del mes de julio, aunque la adopción definitiva de la ley aún necesitará el visto bueno de los 15 países de la UE.

Los puntos más conflictivos de la tramitación giran en torno a la libertad del emisor para elegir regulador y las obligaciones que se imponen a las pequeñas y medianas empresas. En un principio se barajó la posibilidad de que todos los emisores internacionales de deuda o de valores pudieran acogerse libremente a la jurisdicción que deseasen, lo que supondría que la autoridad bursátil de Londres podría supervisar una empresa cotizada en Francfort. Varios países, entre ellos España, rechazaron esta opción y la solución de compromiso reservó la libertad de elección sólo para los emisores de bonos por un valor superior a 5.000 euros. La comisión parlamentaria rebajó ayer esa cifra a sólo 1.000 euros, lo que puede suscitar de nuevo la oposición de ciertos ministros de Economía.

Reino Unido lideró, en cambio, la defensa de una exención para las pequeñas y medianas empresas de las obligación de emitir un folleto informativo ajustado a las normas europeas. Los ministros aceptaron eximir las emisiones inferiores a 50 millones de euros, pero los parlamentarios han doblado esa cantidad.

La directiva de folleto único se enmarca en el Plan de Acción de Servicios Financieros, que pretende crear en 2005 un mercado financiero único en la zona euro. Mientras la aprobación de ésta y otras directivas marcha a buen ritmo, mejor incluso de los previsto por algunos legisladores, la Unión Europea ha encallado en la tramitación de la directiva de opas.