Aerolíneas

Iberia recorta el crecimiento previsto a medio plazo por la crisis

Irala se refiere a ellos como los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. El 11 de septiembre, la crisis económica, la guerra de Irak y la neumonía asiática golpean con dureza a la industria aérea en 2003. A estas cuatro variables hay que añadir la acelerada concurrencia de las aerolíneas de vuelos baratos en Europa.

Con este panorama, Iberia ha decidido revisar su plan estratégico 2003-2005, elaborado hace apenas ocho meses, y recortar sus expectativas de crecimiento a medio plazo. Inicialmente el plan apostaba por un crecimiento de la empresa en el periodo del 25%. De momento ya ha recortado su producción, el 2,4% hasta mayo, sobre el presupuesto incluido en el plan. El nuevo documento estará completado en breve.

En el día de su despedida como presidente de Iberia, que coincidió con la junta general de accionistas, Irala detalló que el presupuesto para 2003 de la aerolínea está siendo revisado cada mes, al igual que la capacidad, que en mayo se redujo en un 5,8% respecto al presupuesto, el 4,9% en abril y el 4,5% en marzo. En junio, la aerolínea prevé reducir su oferta el 3,5% sobre presupuesto y el 0,4% sobre junio de 2002. Sin embargo, en julio estima que su oferta ya sea superior a la real del mismo mes de 2002.

Pese a este panorama, Iberia, que había registrado en el primer trimestre pérdidas de 22,4 millones de euros, ha cerrado mayo con un resultado acumulado positivo. Sobre esta base, Irala vaticinó que la empresa cerrará el ejercicio con beneficios, aunque la variable esencial que condiciona esta ratio es el yield (el ingreso unitario por asiento), que sufre la erosión de las ofertas para incentivar la demanda y de las tarifas de las empresas de bajo coste.

'La reducción de costes va a seguir siendo prioritaria si no queremos sucumbir a las amenazas', concluye Irala.

En cuanto al coeficiente de ocupación, hasta mayo creció 1,8 puntos respecto al mismo mes de 2002, para situarse en el 72%, mientras la oferta se redujo en el 2,4% citado y la demanda creció un 0,1%.

En cuanto a la previsible evolución del tráfico de la compañía, De Irala se mostró optimista. Más prudente fue Ángel Mullor, consejero delegado, quien señaló que de momento la compañía no dispone de datos suficientes que permitan conocer la evolución de la demanda.

Respecto a la actitud de British Airways, que controla el 10% de Iberia y que no está sujeta ya a compromiso de permanencia en el capital, Irala cree que no reducirá su inversión porque ha conseguido en tres años 'una revalorización del 50% con su inversión y por las perspectivas que tiene la compañía'.

El documento original del plan director prevé una reducción de los costes de entre el 8% y el 10% hasta 2005, un margen del Ebitda del 19%, frente al 17% de 2002, y un resultado neto sobre fondos propios (ROE) del 15%, frente al 12% del año pasado.

Irala se mostró satisfecho de sus siete años al frente de la aerolínea, a pesar de las tensiones vividas (con pilotos y Fomento), inevitables en un proceso de cambio como el vivido por la empresa, y confiado sobre el futuro de ésta.

más información en la Página 13

'Si seguimos ajustando costes, seremos imbatibles'

'Ahora la prioridad es la reducción de costes. Ya tenemos el resto: recursos humanos, financieros, mercado e infraestructuras con capacidad para crecer. Si hacemos los deberes, Iberia va a seguir siendo imbatible'. Este fue, en resumen, el mensaje de despedida de Irala, que ha dirigido la empresa durante siete años. Por tanto, más allá de la laminación de costes, la asignatura pendiente de Iberia, según el ya ex presidente, es crecer con flexibilidad. Ante el horizonte de alianzas, compras y fusiones en el sector ,'Iberia tiene las condiciones para ser una de las empresas europeas que más puede crecer'. Como balance de su gestión hizo una comparación: 'hace siete años KLM estuvo a punto de comprar el 30% de Iberia. Hoy la situación ha dado un vuelco. Iberia puede liderar el proceso de consolidación pendiente en Europa'.