Agricultura

Fischler acusa a Francia y a Alemania de poner en peligro el futuro de la PAC

Fischler defendió la necesidad de que la UE apruebe una reforma de gran calado en el sistema comunitario de ayudas a la actividad agrícola. 'La sustancia de la propuesta deberá mantenerse. Si no, todo acuerdo será fútil', insistió el comisario, que advirtió que si no hay cambios en el régimen presupuestario que la sustenta, la PAC 'estallará' antes de 2013. El responsable de la política agraria europea cargó contra aquellos 'que quieren una reforma superflua', porque convertiría a la UE en 'viajero de segunda clase' para las negociaciones agrícolas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Fischler expresó preocupación por el pacto francogermano. El comisario consideró que la UE no puede tolerar 'una situación en la que dos Estados miembros les dicen a los otros 13 lo que tienen que hacer'. Fischler vaticinó que aceptar íntegramente la propuesta francogermana amenazaría con hacer insostenible la política agraria de la UE.

Francia y Alemania han acordado que la desvinculación de las ayudas a la producción sea parcial y no se aplique hasta 2007. El ministro francés de Agricultura, Hervé Gaymard, detalló parte de la propuesta: se acepta una desvinculación del 60% en herbáceos, 100% en vacuno macho, a cambio de exclusión en ovino, caprino, leche, semillas, forrajes y algunas primas para vacuno.

Los dos países rechazan aceptar reducciones en los precios garantizados y quieren sentar las condiciones para transferir las ayudas directas a subsidios para el desarrollo rural.

Respaldo español

Tras reunirse con Fischler, el ministro español de Agricultura, Miguel Arias Cañete, respaldó la propuesta francesa. Sobre la reducción gradual de las ayudas directas, Arias Cañete reconoció que la apoyaría si se excluye a las islas Canarias y se transfiere la ayuda eliminada a desarrollo rural, aceptando un porcentaje 'muy reducido' de subsidios a zonas desfavorecidas. En esas circunstancias, el ministro estudiaría aceptar la eliminación del límite de 5.000 euros, por debajo del cual las explotaciones no sufrirían pérdida de ayudas.

El Consejo de Ministros mantuvo el miércoles y el jueves en Luxemburgo una sesión maratoniana, con encuentros entre los 15 ministros de la UE y de los 10 países candidatos. La reunión no ha fructificado en un consenso. Los ministros quieren tiempo para estudiar la propuesta franco-germana y pergeñar un acuerdo satisfactorio. Al cierre de esta edición, fuentes comunitarias daban por hecho que el Consejo se reanudaría el lunes próximo.

La PAC se lleva aproximadamente el 50% de los 100.000 millones de euros del presupuesto comunitario y la Comisión busca fórmulas para descargar el peso de la ayuda, en línea con los planes de liberalización de la OMC.

La propuesta inicial de la Comisión contempla sustituir las ayudas a la producción por un subsidio único por explotación, con la excepción de las zonas ultraperiféricas, como las islas Canarias o Córcega, y de las primas al ganado ovino y caprino en zonas desfavorecidas y de montaña.

El otro punto clave es el de adelantar a 2004 o 2005 el recorte de las ayudas directas, en lugar de en 2007. La fórmula ideada es la modulación: extender en siete años la rebaja hasta lograr una reducción de entre el 12% y el 19% de las ayudas. Una parte de ese dinero iría a desarrollo rural, España quiere que se destine toda la deducción.