Tipos de Interés

Duisenberg avisa que la bajada de tipos no será eficaz sin 'reformas dolorosas'

La rebaja de tipos de interés del 2,5% al 2%, decidida por el Banco Central Europeo la semana pasada, es vista con buenos ojos por casi todos los agentes económicos y Gobiernos de los países miembros de la unión monetaria.

Ayer, el propio presidente del BCE, Wim Duisenberg, recalcó que el recorte en el precio del dinero ayudará a la economía de la zona euro.

Sin embargo avisó que 'no será suficiente' para sacar al Viejo Continente de la atonía económica a menos que se aceleren las reformas previstas. 'La política monetaria no puede, por sí misma, resolver los problemas que determinan la evolución del crecimiento y del empleo', advirtió, señalando que 'aún es prematuro' para hablar de una nueva rebaja de tipos.

Duisenberg cree que las reformas estructurales de los mercados de trabajo y de productos no sólo aumentarían el crecimiento potencial de la zona euro y ampliarían la capacidad para absorber mejor las perturbaciones económicas, sino que disiparían gran parte de la incertidumbre que actualmente enturbia la planificación y las perspectivas a largo plazo. Entre los cambios a operar, destacan los de los sistemas de pensiones, una reforma que Duisenberg entiende 'dolorosa' pero 'imprescindible'.

Cambios en las pensiones

'No voy a negar que vaya a costar muchas protestas, pero debo alentar a los gobiernos a que hagan comprender a los pueblos que es inevitable hacer ajustes', dijo el presidente del BCE en su comparecencia en el Parlamento Europeo, informa Efe. Un ejemplo de las dificultades que están surgiendo son las recientes manifestaciones en Francia contra la reforma de las pensiones, y el duro debate abierto en Alemania contra los recortes de gasto del canciller Gerhard Schröder.

Por otro lado, Duisenberg consideró que el objetivo de estabilidad de precios debería recogerse en la futura Constitución de la UE, que se está debatiendo en el seno de la Convención.