Israel

Un atentado suicida en Jerusalén provoca 16 muertos y 70 heridos

Un palestino suicida hizo estallar ayer una bomba en un autobús en el centro de Jerusalén, matando a 16 personas y provocando más de 70 heridos. El ataque se produjo un día después de que Israel intentara asesinar al portavoz de Hamás, Abdel Azis al-Rantisi.

La acción fue reivindicada por esta organización fundamentalista islámica y Al-Rantisi, convaleciente de la herida sufrida en el atentado en su contra, advirtió que fue 'la primera lección contra nuestro enemigo'.

El Ejército hebreo, por su parte, tardó menos de una hora para responder al atentado de Jerusalén y atacó con helicópteros Apache a dos vehículos en Gaza. El resultado de los siete misiles lanzados por los aparatos de guerra fueron siete muertos y ocho heridos. Dos de los asesinados son dirigentes de Hamás. Así, el total de muertos de ayer en la región se elevó a 24, incluyendo al extremista inmolado.

El atacante hizo volar el autobús en cuando éste circulaba por la céntrica calle Yaffo, a la altura del concurrido mercado de Mahané Yehuda.

El presidente George Bush condenó 'en los términos más firmes' la masacre de Jerusalén, según el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Scott McClellan. El atentado tuvo lugar poco después de que Bush criticara al Gobierno de Israel por lanzar dos ataques con misiles contra el portavoz de Hamás.

Sharon reivindicó su acción del martes en Gaza y amenazó ayer con continuar atacando a los militantes palestinos a pesar de la condena de Bush contra esta política. Por su parte, el primer ministro palestino, Abu Mazem, condenó el atentado de Jerusalén y la respuesta de Israel en Gaza, y pidió a palestinos e israelíes que frenen la escalada y apuesten porla Hoja de Ruta acordada entre ambas partes con el patrocinio de Bush.

El presidente Yasir Arafat hizo un llamado en el mismo sentido tras condenar los atentados y pidió a la comunida internacional que envíe observadores para frenar la violencia.