Cumbre de Doha

La OPEP decide mantener la producción de crudo en 25,4 millones de barriles diarios

Los altos precios del petróleo actuales han hecho desistir a la OPEP de su intención inicial de recortar la oferta, que habían previsto como "muy probable" algunos ministros en la reunión anterior, celebrada a finales de abril en Viena. Vigilará concienzudamente, en las próximas semanas, la reactivación del suministro iraquí de crudo en el mercado internacional y su impacto en los precios, a la hora de ajustar su producción y con el fin evitar que los nuevos barriles amenacen con desplomar las cotizaciones.

El precio del crudo registró ayer un modesto avance en Nueva York y supera los 31,5 dólares por barril, mientras el petróleo brent para entrega en julio se aprecia hoy en el mercado de Londres, hasta los 28,36 dólares. El brent acumula una subida mensual de casi el 11% y registra niveles insólitos desde antes del inicio de la guerra contra Irak.

Por otro lado, los ministros de Energía y Petróleo de los diez socios de Irak se han comprometido en Doha a reducir los barriles que bombean por encima de los límites establecidos y originados en parte para compensar los suministros interrumpidos por la crisis no sólo de Irak, sino también de Venezuela y Nigeria.

Aunque Bagdad ha anunciado que reiniciará sus exportaciones este mismo mes, los observadores del sector vaticinan que al principio sólo podrá vender cantidades limitadas de crudo y tardará meses en recuperar el nivel de producción que tenía antes del conflicto bélico, de más de 2 millones diarios, por el mal estado en que se encuentran sus instalaciones petroleras. Los hay que sostienen incluso que pasarán años antes de que Bagdad se reintegre en el sistema de cuotas de sus socios, del que está ausente desde que la ONU le impuso el embargo por haber invadido Kuwait.