Euro

El euro se mantiene en 1,17 dólares tras el 'todavía no' británico

El euro se ha mantenido hoy estable frente al dólar y, al cierre de la jornada bursátil, el cambio entre la moneda europea y el billete verde se ha fijado en 1,1759 unidades. Hoy, el Gobierno británico ha anunciado su decisión sobre posponer su entrada en el euro, aunque ha apuntado la convocatoria de un referéndum antes de que en 2005 o 2006 concluya el mandato del jefe de Gobierno, Tony Blair.

A este respecto, el ministro de británico de Economía, Gordon Brown, ha apuntado que las condiciones económicas no son las adecuadas para la adhesión del Reino Unido al euro. Asimismo, Brown ha anunciado también una serie de medidas económicas para que el Ejecutivo pueda volver a decidir sobre si se incorpora a la moneda única europea en un año.

Tras romper la barrera de los 1,18 dólares, la divisa se está desinflando. Ya al cierre del viernes, el dólar había recuperado terreno frente al euro y al yen en Nueva York, a pesar de anunciarse un aumento de la tasa de desempleo en EEUU hasta el 6,1%, la más alta desde julio de 1994. Hoy, el presidente George Bush ha afirmado que "la política de este Gobierno es una política de un dólar fuerte", antes de apuntar a la diferencia entre los tipos de interés en Europa y EEUU como la responsable de la depreciación de la moneda estadounidense ante el euro.

"La diferencia en los tipos de interés ha hecho que la gente venda dólares para comprar euros para obtener un mayor rendimiento en su inversión, y por eso se está viendo esta presión sobre el dólar", ha declarado el presidente. Ha agregado que "verán un comportamiento diferente a medida que los tipos de interés se vayan aproximando entre Europa y EEUU".

Los analistas señalaron que, dada la evolución hasta cierto punto positiva del empleo y el efecto que eso puede tener en la economía, la Reserva Federal quizás ya no tenga por qué aplicar otra drástica rebaja de los tipos de interés, que en EEUU están en 1,25 puntos. Los economistas prevén que la Reserva podría rebajar el precio del dinero sólo en un cuarto de punto en la reunión que celebrará a finales de mes, en lugar del medio punto que antes parecía más probable.