Coyuntura

La tasa de paro de EE UU se eleva al 6,1%, el nivel más alto en nueve años

Cunde en todos los foros económicos que esta tímida recuperación económica que no termina de consolidarse no está implicando creación de empleo. Y las cuentas que elabora el Departamento de Trabajo hablan por sí mismas. Sin embargo, ayer había un matizado optimismo, cuyo origen estaba en los detalles, alejado del porcentaje que deja la tasa de desempleo en los máximos de los últimos nueve años.

Se sigue destruyendo empleo y la economía estadounidense está lejos de crecer en el entorno del 3% necesario para una creación vigorosa de puestos de trabajo pero en mayo se destruyeron la mitad de los puestos que se esperaban (unos 30.000). Además, las cifras revisadas del mes de abril desvelan que en ese mes no se destruyó empleo cuando inicialmente se contabilizaron 48.000 puestos menos. De acuerdo con los datos de este departamento son nueve millones de estadounidenses los que carecen de trabajo y en el sector de la industria (que no ha salido aún de un largo periodo de contracción). En la estadística, cuya reformulación a partir del pasado mes da más peso a la industria de servicios por su contribución al 85% del PIB, se refleja la continuada pérdida de empleo en la industria.

En mayo se cerraron 53.000 empleos en este sector que desde julio de 2000 ha perdido 2,6 millones de puestos de trabajo y ha registrado 34 meses consecutivos de pérdidas. Mientras el sector servicios ha creado 67.000 empleos en los últimos dos meses.

En el camino de la recuperación se sitúa el sector financiero, que ha ganado 12.000 empleos, y la construcción que ha recuperado el pasado mes 26.000 empleos. Además, 58.000 personas han sido contratadas por firmas de empleo temporal, lo que hace concebir la esperanza de que se active pronto la confianza de los empresarios en una contratación a tiempo completo. La media de horas trabajadas se mantiene en 33,7, cuando se había previsto una subida, pero mejoran los ingresos un 0,3%.

A pesar de que muchos analistas piensan que se ha tocado techo en cuanto al paro, hay aún quien considera que las proyecciones de cerrar el año con una tasa de paro del 6,4% no son erróneas, ya que de momento no hay creación de empleo.

'Aunque los datos son débiles en términos absolutos, no lo son tanto como esperábamos y como sugieren las solicitudes de desempleo en los últimos meses', según Maury Harris, economista jefe de UBS Warburg.

Este especialista mantiene una apuesta que comparten una buena parte de los analistas por que la Reserva Federal rebaje los tipos como medida de seguridad para apuntalar la mejora de la evolución de la economía.

UBS Warburg cree que los tipos de interés se rebajarán 25 puntos básicos, para quedar en el 1%. Goldman Sachs y ABN Amro son algunos de los bancos que con los datos manejan también la previsión de rebaja.

El dólar celebra los datos con alzas

El paro en máximos y el dólar se recupera de mínimos. La moneda americana reaccionó ayer con la mayor subida frente al euro en dos meses y un avance con respecto al yen que le hizo recuperar parte de las pérdidas del día anterior. La relativa alegría con la que se cotizaba el billete verde se encontraba según los operadores del mercado en el hecho de que aunque el paro roce máximos en prácticamente una década, los datos no son tan malos.

En vez de esperar con optimismo el primer mes de creación de empleo en términos absolutos, los analistas y operadores de mercado ya dan por válida la mejor de las peores noticias y se quedan con la lectura que queda implícita con alfileres y que ayer explicaba a Bloomberg Ram Bhagavatula, del Royal Bank of Scotland en Nueva York. 'El mensaje que se deduce sobre la economía es que ya estamos dando la vuelta a esta tendencia'. El dólar quedó en 1,1705 unidades frente al euro y 118,82 yenes por dólar.