Bolsas

Las Bolsas europeas pasan por alto el recorte de tipos y caen lastradas por EE UU

Amanecieron con alzas moderadas al rebufo del comportamiento alcista de Wall Street la víspera. Entraron a continuación en terreno negativo y así continuaron hasta que el BCE anunció lo que todo el mundo esperaba. Los minutos siguientes fueron de gran agitación y sin rumbo fijo. Las cosas empeoraron cuando Wall Street dio el toque de campana. Los índices estadounidenses caían en las primeras horas de negociación y de coincidencia operativa con Europa tras conocerse que las peticiones de subsidio de desempleo semanales subieron más de lo previsto.

Era un adelanto del dato del paro en mayo que se hará público hoy. Para algunos analistas como JP Morgan la cita es clave. Esta firma dijo recientemente que si era negativo, el S&P podría sufrir una corrección importante.

Del otro lado del Atlántico también se supo que los pedidos de fábrica en abril cayeron un 2%, por encima de las expectativas.

Las Bolsas europeas, que apenas reaccionaron al recorte de tipos, terminaron con caídas cercanas o superiores al 1%. En caso del Ibex el descenso fue del 0,7%, lo que hizo que el índice se situara por debajo del máximo anual.

Los valores de mayor peso presionaron a la Bolsa. Telefónica, BBVA y SCH se dejaban un 0,91%, un 1,40%, un 1,28%. Hicieron de contrapeso Abertis, Fenosa e Iberia, que ganaban un 3,43%, un 2,5% y un 3,64%. La aerolínea escaló hasta el primer puesto. En la cola del índice, Popular, con caída del 3,26%.

El recorte de tipos de interés del BCE era esperado por el mercado. Una vez confirmado, las dudas y las preguntas salen a la palestra. Hay analistas que consideran que la decisión tomada no será suficiente para reactivar la economía de la zona euro.

La moneda estadounidense reaccionó a la baja y se colocaba en el nivel más bajo en dos semanas en paridad con el euro en medio de rumores que apuntan a que la Reserva Federal podría seguir los mismo pasos que el BCE y recortar los tipos de interés en la reunión del 25 de junio.

Apuestas de mejora

Uno de los asuntos que los profesionales del mercado analizan con especial interés es que el Dow Jones cerrara el miércoles por encima de los 9.000 puntos, algo que no sucedía desde el 22 de agosto. En Wall Street se apuesta por una mejora de las condiciones económicas para el segundo semestre del año y son muchos los analistas y gestores los que comienzan a echar las campanas al vuelo, aunque hay expertos que consideran que las subidas de las últimas semanas están apoyadas en cifras de actividad muy bajas.

'Hemos visto los mínimos', decía Raymond Mason, presidente ejecutivo de Legg Mason, que gestiona unos 192.000 millones de dólares en todo el mundo, a la agencia Bloomberg al cierre de esa jornada. 'El mercado tiene una razón para andar mejor; la economía parece que está tratando de arrancar', añadió. Y como Mason una larga lista más de ejecutivos de Wall Street.

En Europa, otra de las referencias económicas conocidas ayer fueron las cifras de paro en Alemania. Sorprendieron al resultar mucho mejores de lo previsto. 'En definitiva, menor desempleo por medidas expansivas del Gobierno más que por una mejora de la coyuntura. ¿Se mantendrá esta discrepancia en los próximos meses? La duda nos surge al escuchar como el ministro de Economía alemán las considera como un signo positivo, pero que por el momento no supone ningún cambio de tendencia en el deterioro del mercado de trabajo alemán', dice José Luis Martínez, de Citigroup.

El optimismo inversor, en máximos

Los gestores y estrategas más dinámicos siguen con mucho interés los estados de ánimo y de humor de los inversores, lo que ellos llaman ratios alcistas-bajistas, porque el análisis del mismo permite anticiparse a las tendencias de futuro. La primera lectura es que cuando aumenta el número de alcistas, que es lo que sucede desde hace algunas semanas, los mercados tienden a hacer lo contrario, es decir, bajar, y viceversa, como se vio con la guerra de Irak.

Por eso, los expertos recomiendan mantener la cabeza más fría de lo normal, porque los últimos datos de Investors Intelligence arrojan unas cifras muy preocupantes por la ley de sentimiento contrario comentada. El número de alcistas en la actualidad es el más alto desde marzo de 2001, al mismo tiempo que el número de bajistas es el más bajo de los últimos 12 años. 'Este fenómeno es difícil de ver', dice Cárpatos, quien añade que 'también, la diferencia entre alcistas y bajistas supera el 30% desde hace cinco semanas, algo que no pasaba en toda la tendencia bajista, y que muestra bien a las claras que la euforia y la sobrecompra es realmente increíble. Aunque el corazón nos diga que esto se va arriba, la cabeza que es la que debe mandar nos sigue advirtiendo de que esto es una bomba de relojería y que hay que ser muy prudentes'.

JP Morgan Fleming señala, asimismo, que 'la confianza del inversor comienza a estabilizarse, según la encuesta elaborada por sus expertos la última semana y que fue facilitada a ayer'.