Pacto de Estabilidad

El Gobierno alemán teme que el país sufra una crisis de liquidez

Las declaraciones de Clement sorprendieron ayer por su contundencia y su fuerte carga crítica sobre la situación financiera de Alemania y el papel de la Unión Europea (UE).

El ministro, que habló poco después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara la reducción de los tipos de interés del 2,5% al 2%, aseguró que 'la economía alemana se está deslizando hacia una contracción del crédito'. En la jerga financiera inglesa, un credit crunch significa que la oferta monetaria cae por debajo del nivel indicado por los tipos de interés y por las ganancias de las compañías. De esta manera, al faltar el crédito las empresas se ven obligadas a recortar sus inversiones.

En este sentido, Clement señaló que las firmas más perjudicadas serán las pequeñas y medianas, altamente dependientes del crédito bancario. Las advertencias del ministro de Economía tienen lugar poco tiempo después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) diera a conocer una opinión similar a través de un informe sobre la situación económica del país.

'Aunque la posibilidad de una contracción del crédito es difícil de evaluar en esta etapa, los bancos están enfrentando, como ellos mismos lo admiten, el ambiente de negocios más difícil desde la Segunda Guerra Mundial, lo que sugiere que la intermediación financiera es inusualmente vulnerable a shocks adversos', dijo el FMI en su informe.

Negativa del Bundesbank

Sin embargo, y poco antes de que Clement formular sus apreciaciones, un miembro del Bundesbank rechazó el juicio del Fondo. Para Edgard Meister, 'la conducta de los bancos no indica una contracción del crédito en Alemania'. A su juicio, 'no existe escasez de fondos disponibles para préstamos y las inversiones rentables pueden ser financiadas a través del sector bancario'. Por su parte, el Bundesbank no formuló ningún comentario oficial a las declaraciones del ministro de Economía.

Durante sus importantes declaraciones a la prensa, con la que habitualmente no se reúne, Clement admitió que numerosos banqueros de primera línea le habían dicho que la economía no está en una situación de dificultades de crédito. 'Pero yo llamaría a esto una contracción', agregó a continuación, mostrando su desacuerdo con el juicio de la banca.

Por otra parte, RWI, uno de los seis principales institutos de investigación de Alemania, dijo la semana pasada que la demanda de crédito ha superado la oferta a un ritmo acelerado desde 2001 y que la escasez de capital de préstamo ha empeorado desde la segunda mitad de 2002. Un estudio que coincide punto por punto con el informe del FMI y que precisa con más detalles la posición difundida por el organismo internacional.

Al referirse al tema fiscal, Clement dijo que 'los criterios de estabilidad (presupuestaria) de Europa son un problema para nosotros', en un claro ataque al Pacto de Estabilidad impulsado por Alemania en su momento.

Ayer, un poco más temprano de que el ministro formulara estas declaraciones, los ministros de Finanzas de los 16 Estados federales alemanes habían dicho que el país estaba sufriendo su peor crisis desde la Segunda Guerra y que Alemania podría infringir por tercer año consecutivo, en 2004, los límites de déficit fiscal de la UE.

Caída del paro

En una nota de optimismo, el ministro Clement consideró que el descenso mensual registrado por el paro en mayo es 'un rayo de luz en el horizonte' y atribuyó este éxito a la política oficial.

Según los datos publicados por la Oficina Federal de Empleo, en mayo se registraron 4,3 millones de parados, lo que supone un descenso de 152.800 personas respecto a abril, con lo que el índice de desempleo descendió del 10,8% al 10,4%. La comparación interanual arroja, en cambio, un aumento de casi 400.000 parados respecto del mismo mes de 2002 cuando el índice estaba en un 9,5%.

Clement consideró que ésta es 'la primera impresión de que estamos en un camino prometedor', aunque reconoció que se precisarán 'dos años o más para conseguir una mejoría notable que nos lleve por debajo de los cuatro millones de parados'.

El presidente de la oficina, Florian Gerster, apuntó al dar a conocer esas cifras que la mejora registrada se debe a la ofensiva lanzada por su entidad para optimizar las tramitaciones de nuevos puestos de trabajo, algo que fue confirmado por Clement.